Uno de esos primeros pasos del proyecto es la puesta en marcha de la campaña una campaña de sensibilización para insistir en que “en el amor no todo vale”, y se va a dirigir a los centros escolares y educativos, bibliotecas, filmoteca, centros juveniles y redes sociales. Una campaña en la que se van a lanzar frases con carga sexista o que muestran situaciones de desigualdad porque “la violencia no empieza por un puñetazo”.

Se les dice a las chicas que “hay ciertos comportamientos en su entorno que no tienen por qué soportar” y, en el segundo eje, se anima al entorno a “que pasen a la acción”, y por ello se ha impulsado una campaña de captación de lo que Martínez ha llamado “agentes ‘violeta’, que son altavoces de igualdad entre los jóvenes”.

Son personas voluntarias que van a trabajar con cinco centros educativos de la ciudad, y ya hay confirmación de los IES , del Bernardino del Campo y de la . “Se les ofrecerá formación en igualdad y les pedimos que nos ayuden a difundir los mensajes de las campañas, a detectar situaciones de violencia de género” para ponerlas en contacto con profesionales del y les animan “a participar en todas las acciones de sensibilización” del Centro de la Mujer, como la lectura del Manifiesto de cara al próximo 25N.

La única manera de que en una década reduzcamos los números de víctimas de violencia de género es contar con los jóvenes, “para que se impliquen y sean protagonistas de este cambio en la sociedad”, ha defendido el concejal.

El proyecto, cofinanciado por el Consistorio y la ‘la Caixa’, se sustenta en datos como que, a nivel nacional, indican que, en los últimos 20 años, 50 mujeres menores de 21 años han sido asesinadas por violencia de género, que el número de jóvenes entre 14 y 17 años investigados por violencia de género se ha triplicado en los últimos nueve años y que el grupo de edad de las mujeres que es menos consciente de su propia situación de violencia es el de las jóvenes y, por lo tanto, “las que menos denuncian”.