La capilla ardiente de , fallecido este viernes a los 67 años, permanecerá abierta este sábado de nuevo en el desde las 9.00 hasta las 14.00 horas, informaron fuentes socialistas.

La masiva afluencia de ciudadanos que se acercó ayer al Congreso para despedir al exlíder del PSOE obligó a la Cámara Baja a ampliar el horario de la capilla ardiente más allá de las 22.00 horas.

El velatorio, que se abrió a las 20.30 horas, estaba previsto que concluyera a las 22.00 horas, pero los centenares de personas que aguardaban en los alrededores del Congreso para dar su ultimo adiós al exvicepresidente y exministro socialista comenzaron a entrar a las diez de la noche.

Por tanto, para que diera tiempo a que el grueso de las personas que esperaban a las afueras del Congreso desde el inicio pudieran entrar en el Salón de Pasos Perdidos, donde se encuentran los restos mortales de Rubalcaba, la Cámara decidió extender el horario al menos una hora y media.

ROSAS ROJAS SOBRE EL FÉRETRO

Los primeros ciudadanos que entraron en el Palacio del Congreso depositaron rosas rojas, símbolo del PSOE, encima del féretro donde descansa Rubalcaba, un gesto que no ha dejado repetirse durante el tiempo en el que se ha mantenido abierta la capilla ardiente.

Son varios los jóvenes que se pudieron ver por el Congreso, algunos de ellos muy emocionados, que no dudaron en trasladar su pésame a la viuda de Rubalcaba. Algunos de ellos son alumnos de Rubalcaba de la , donde impartía clases de Química Orgánica, y otros miembros de .

Algunos de estos últimos señalaron, en declaraciones a Europa Press, que la de Rubalcaba es “una pérdida” para el partido porque era “muy grande”, un “referente”. Otros destacaron la labor de un político al que consideran “un hombre de Estado” al que todos respetaban con independencia de su ideología.

EXALUMNOS Y SIMPATIZANTES

También se acercaron a despedir al socialista exalumnos suyos de cuando daba clases de Química en la Universidad de Ciencias Biológicas de . Uno de ellos, de 59 años, aseguró que era “muy buena persona pero sobre todo muy buen didacta que se ganaba el respeto” de sus alumnos. Emocionado, recordó una anécdota con Rubalcaba cuando se iban juntos “de cervezas y al día siguiente ponía un examen”.

Entre los que entraron a la capilla ardiente hubo un matrimonio madrileño que depositó dos rosas en el féretro que compraron a “una mujer que las vendía en la calle”. Antes de pasar al Congreso, la pareja aseguró que “había que venir sí o sí” al velatorio de Rubalcaba a pesar de esperar “tanto tiempo” en la calle. La mujer señaló que no es militante del PSOE pero “sí votante de toda la vida” por lo que “hoy no se podía hacer otra cosa que venir”.

Los Reyes de España llegaron a las 20.47 horas al Palacio del Congreso para dar su último adiós a Rubalcaba. A su llegada, y fueron recibidos entre aplausos por los ciudadanos congregados a las puertas del Congreso y por el presidente del Gobierno, ; los presidentes de las Cortes, y ; del , ; y del y del , Juan Carlos Lesmes.