El 20 de noviembre es el Día de los Derechos de la Infancia, una jornada para recordar a la ciudadanía que los niños y niñas constituyen el colectivo más vulnerable, y por ende, el que más sufre la crisis y los problemas del mundo. Todos los niños y niñas tienen derecho a la salud, a la educación y la protección, sin importar el lugar en el que hayan nacido. Reivindicaciones a las que Diocesana de Albacete se suma de manera especial.

En el Día de los Derechos de la Infancia se ponen de manifiesto los avances conseguidos en esta materia, y sobre todo, se incide en la situación de los y las menores más desfavorecidas, y la forma en la que trabajar por su bienestar. Este año, el Día de los Derechos de la Infancia se presenta de forma especial, ya que se celebra el 30º aniversario de la Convención de los Derechos del Niño, aprobada por la el 20 de noviembre de 1989.

La Convención protege el derecho de todos los niños y niñas, de cualquier país, a vivir libres de discriminación, violencia y abandono. Desde el programa de Infancia, Adolescencia y Familia de Cáritas Albacete, en colaboración con Cruz Roja, y la obra social , se ha elaborado un libro viajero, que sirve a los pequeños y pequeñas para trabajar sobre esta temática de una manera divertida, acorde a su condición de menores.

508 menores acompañados

Además, en la tarde de este miércoles tendrá lugar un acto en el que decenas de niños y niñas participarán en talleres y podrán disfrutar de una jornada para el recuerdo. El pasado año, Cáritas Albacete acompañó a 508 menores en situaciones vulnerables, con el objetivo de que pudieran disfrutar de sus derechos y ejercer sus deberes dentro de la sociedad, participando activamente en ella y siendo protagonistas de su propio desarrollo con acciones de ocio saludable, apoyo escolar, aulas matinales y de tarde, deportes, campamentos o escuelas de verano.

Cabe recordar que la infancia es uno de los colectivos más desprotegidos en nuestra sociedad, como apunta el VIII informe FOESSA con datos de Castilla-La Mancha, casi uno de cada cinco menores de 18 años sufre situaciones de exclusión social, lo que supone el 19%. Los datos sostienen que cuando uno nace y se cría en un hogar con escasos bienes materiales y con ingresos reducidos aumentan las probabilidades de instalarse en el espacio de la vulnerabilidad. Hoy más que ayer, la familia en la que naces determina tus oportunidades.