En la visita a la escuela de verano del colegio Cristóbal Valera, acompañado por el delegado de la Junta en Albacete, , ha subrayado ante los medios que confían en que las cifras de disfrute de agosto “sean similares”.

Según Casañ, “conviene que en verano el Ayuntamiento, con la colaboración de la Junta de Comunidades, facilite el servicio de comedor y, al tiempo, colaborar en la inserción laboral de quienes más lo necesitan”.

Así, ha indicado que son 10 las escuelas de verano abiertas este año en la capital y, con la colaboración de la Junta de Comunidades, se ha garantizado “mantener también operativo el comedor escolar” este verano, lo que ha posibilitado “dos objetivos”, ha apuntado Casañ: facilitar la conciliación familiar y laboral y asegurar una óptima alimentación de los niños de familias con menor recursos.

Por su parte, Ruiz Santos ha subrayado la colaboración que existe de la Junta de Comunidades con el Ayuntamiento de la capital, recogida a través de un convenio que prevé la cesión del uso de las instalaciones y la ayuda para las becas al comedor de las escuelas de verano.

Así, ha señalado, del total de participantes, cerca de 300 han sido beneficiarios de una beca “completa” y otros 50 han disfrutado de una ayuda parcial. Por cuestión de renta, ha habido otros 79 participantes a los que no se les ha concedido la ayuda.

El delegado de la Junta ha recordado también que la colaboración del Gobierno regional va más allá de este programa y que esta pasada legislatura se “recuperaron” las becas para comedor escolar en la región. En el último ejercicio, en la provincia de Albacete se recibieron “4.444 solicitudes de comedor”, y, en función del nivel de renta se concedieron.

“Del total de concesiones, 3.235 se dieron al 100% del coste del servicio, lo que supone el 66%, y otras 1.081 recibieron una ayuda del 50%” para contribuir al pago de en torno a los 80 euros mensuales, si la beca es completa, con lo que el importe otorgado fue “en torno a los 500 euros por niños”.