Todos coincidían a la hora de señalar que “la espera ha merecido la pena”, y aunque a más de uno le extrañaba el color escogido para la bóveda, lo importante es que la Santa Iglesia Catedral de Albacete abría esta mañana sus puertas al culto después de más de dos años de obras de rehabilitación y mejora.

Aunque la inauguración oficial no tendrá lugar hasta el próximo mes de mayo con el fin de concluir los pequeños detalles que han quedado pendientes en una de sus capillas, podría decirse que la actividad de la Catedral ha recuperado totalmente su normalidad.

Con motivo de esta apertura, el Obispo de Albacete, Ciriaco Benavente, ha presidido la Misa Crismal, concelebrada por los sacerdotes de la Diócesis, en la que además de renovarse las promesas sacerdotales se han bendecido los óleos que se entregarán a las diferentes parroquias de la provincia de Albacete para las confirmaciones, bautismos y también para ungir a los enfermos.

Según explicaba Ciriaco Benavente, durante estos dos años se han realizado arreglos importantes contando para ello con un presupuesto de algo más de un millón de euros. Entre ellos, sellar las grietas que existían en la bóveda y reforzarla, incorporando unos pasadizos para poder pasar por encima de ella sin problemas ni peligro. En este tiempo también se ha recompuesto parte del maderamen deteriorado que sujeta todo el techo de la Catedral.

El Obispo de Albacete se ha referido además a los aspectos más visibles de la rehabilitación señalando que se ha cambiado el suelo de la Iglesia, llevando además un importante trabajo de limpieza y restauración de las columnas y del resto de los adornos de piedras, respetando en las labores de pintura los colores originales.

A partir de ahora, la Catedral cuenta con nueva iluminación y espacios más amplios, ya que se ha retranqueado el presbiterio “para acercase un poco más al pueblo”, quedando además exentas las columnas.

Sin duda una excelente noticia para todos los albaceteños pero sobre todo para el Obispo de Albacete quien señalaba que “la Catedral no es el símbolo de una comunidad concreta sino de toda la porque es aquí donde el Obispo tiene su cátedra y de donde procede el nombre de Catedral”.

Para una segunda fase de rehabilitación, aún por determinar, los trabajos se centrarán en sacar las pinturas del ábside de la Catedral.