El secretario general de en Albacete, , que ha comparecido junto al responsable del Sector Ferroviario de la al Ciudadano (FSC- CCOO) de Albacete, , ha asegurado que estos despidos “suponen un serio deterioro en la prestación de un servicio tan importante como es la seguridad de los sistemas que rigen el tráfico del AVE”, según ha informado el sindicato en nota de prensa.

Ambos han recalcado que “la seguridad de los pasajeros y del tráfico ferroviario debe ser una constante y el mayor empeño de Adif y no puede verse comprometida por intereses empresariales y mercantiles.”

Asimismo, han explicado que Adif tiene subcontratados con el mantenimiento, la seguridad y el control telemático e informático de las líneas y del tráfico ferroviario, que a su vez esta empresa subcontrató con Selca para la prestación de estos servicios en la línea de Alta Velocidad -Levante.

Según ambos responsables, el pasado 3 de febrero Selca comunicó a la plantilla de la estación base de Albacete su decisión de despedir a dos trabajadores, que hizo efectivos el viernes día 12 “aduciendo para ello causas económicas”.

Cuevas ha criticado que Selca “sólo tenía 12 trabajadores en Albacete, una plantilla ya enormemente ajustada, incluso insuficiente para la cantidad de sistemas que tienen asignados y la variedad de técnicas que requieren”, por lo que ha manifestado que los despidos “provocarán irremediablemente que el servicio que presta Selca se vea mermado en cantidad y calidad”.

En este sentido, ha detallado que Selca “realiza el mantenimiento y puesta a punto del trágicamente conocido Sistema ERTMS, cuyo fallo provocó el desgraciado accidente de de 2013, así como el sistema de seguridad ASFA y el mantenimiento del sistema informático del CTC”.

“Es indudable que la seguridad de la línea va a resultar mermada y comprometida si estas tareas van a hacerlas a partir de ahora diez personas en vez de doce”, ha advertido.

CCOO ha trasladado a Selca una queja formal por los despidos, pero también a ADIF, alegando que “su responsabilidad no disipa en la cadena de externalizaciones y debe conocer la situación y el peligro que podrían correr la vida de las personas que utilizan el AVE”.

“Más vale que reviertan esta situación cuanto antes o podrían tener que plantearse la paralización del tráfico ferroviario al no poderse garantizar el óptimo mantenimiento de sus sistemas de seguridad”, ha finalizado Cuevas.