En rueda de prensa, Juste ha señalado que durante este verano, a través de la campaña para conocer la situación del colectivo, han recorrido “los tajos y los asentamientos” y, a través de la campaña ‘Infórmanos y denunciamos’, por “una llamada anónima”, tuvieron conocimiento de la situación extrema de temporeros en un asentamiento de Fuentealbilla.

Eran, ha afirmado la sindicalista, unos 200 trabajadores que estaban “en condiciones infrahumanas, hacinados, sin condiciones necesarias de salud” y alojados “en una granja abandonada de gallinas”, aunque cuando llegó la Guardia Civil, como se había dado a conocer ya esta situación, “quedaban solo 20 trabajadores”.

Para CCOO es “urgente” combatir esta dura realidad, que afecta a personas extranjeras, “que muchas veces traen a sus familias, y afecta a menores”, y que los convierte en “víctimas de la explotación laboral”. Se saca dinero “a costa de la precariedad y la miseria de muchos”, ha denunciado.

Ante esta situación, que ha afirmado que no es la única porque conocen “otros asentamientos” pero han preferido mantener el anonimato para que la Guardia Civil pueda actuar, Juste ha pedido a las administraciones a que “solucionen de una vez por todas estas condiciones”.

El trabajo del campo da un valor añadido a la economía de esta provincia, y “no va aparejado a buenas condiciones de los trabajadores”.

Ante ello, Juste ha instado “a las administraciones para, con los agentes sociales, buscar una solución y que se regule, en los convenios en los que no está, la garantía de la vivienda”.

Por su parte, el secretario provincial de la , , ha lamentado el “nuevo capítulo” de no atender unas condiciones dignas mínimas para los trabajadores temporeros.

Se enfrentan, ha lamentado, a “jornadas maratonianas, de sol a sol, sin las más mínimas medidas de seguridad y con salarios por debajo de convenio” y que, además, una parte va para el intermediario. “No todas las jornadas se daban de alta, y encima hacinados como si fueran animales”, ha añadido.

Aparte de reclamar la implicación de las administraciones, Cuevas ha insistido en que “los empresarios son los responsables”, los que hacen que los trabajadores vengan a Albacete y los tienen en esas condiciones. Se ha de establecer, ha abogado, una “obligatoriedad de que el empresario dé una solución de habitabilidad” a los trabajadores que tiene a su cargo.

Cuevas ha vuelto a criticar la figura de los intermediarios, que en el caso de Fuentealbilla no sólo le buscaba trabajo, sino que hacía de “pseudopatrón” y contribuía con esa situación de explotación.

Al tiempo, el presidente de la asociación de inmigrantes ACAIM, , que ya participó en la presentación de la campaña de temporeros de CCOO, ha afirmado quedarse sobrecogido al ver en qué situación estaban estos inmigrantes. “Volví a casa con el corazón encogido porque no me podía imaginar que tuvieran a la gente en una granja”, ha afirmado.

También ha criticado que “ahora en el ‘tajo’ todo el mundo pide negros, ¿por qué? porque nadie más quiere trabajar en esas condiciones y con esas jornadas”.

Una situación que, en el caso que ha salido a la luz en Fuentealbilla, además, los temporeros “tenían que pagar 50 euros por una cama, que era un colchón amontonado en esa granja”.