En un comunicado, la Administración sanitaria ha precisado que la niña, que había pasado “varios días” en Marruecos, fue trasladada a Cádiz “debido a sospechas de una enfermedad infecto-contagiosa” y que “varias pruebas han permitido descartar que sea una meningitis bacteriana o vírica”, aunque el diagnóstico definitivo todavía está pendiente de más pruebas.

El Ingesa mantendrá en tratamiento profiláctico preventivo a los 39 compañeros de guardería del niño fallecido al menos hasta el 25 de enero, cuando se cumplirán dos semanas desde que se empezó a administrárselo, como a sus familias y a los trabajadores del centro escolar.

El pequeño que murió había sido vacunado contra la meningitis C, con dosis incluidas en el calendario local a los 4 y 12 meses y a los 12 años de edad, pero todavía se desconoce el serotipo de la enfermedad que contrajo.

Fuentes sanitarias han confirmado a Europa Press que el pasado mes de diciembre se registró en Ceuta el fallecimiento de otro bebé con solo dos meses de edad también con meningitis. En su caso no había sido vacunado ni había visitado todavía a ningún pediatra tras su nacimiento.

La difusión de “falsos rumores” sobre la existencia de nuevos casos de meningitis ha llevado al Ingesa y al a desmentirlo a través de sus perfiles oficiales en Redes Sociales rogando a la población que “no difundan” ese tipo de informaciones no contrastadas.