Pocos gestos son tan singulares y, a la vez, tan plurales como el que clausura la Puerta de Hierros de en Albacete (ambos géneros, por lo que significa para cada uno de los que lo presencian). Después de diez días intensos (y de meses de no menos ardua preparación para muchos), la Feria ’echa el cierre’ con un giro de llave que, a la gran mayoría, despierta sensaciones encontradas: por un lado, alivio (sobre todo a quienes la han vivido tan ‘a tope’ que piensan, por momentos, aquello de ¡ya no puedo más…!); por otro, pena, inevitable para todos (también para a quienes, a estas alturas, nos pesa hasta el alma…).

Al filo de la medianoche, Albacete ha finiquitado su Feria, la mejor de España (que no sólo le llamamos nosotros…). Una Feria triunfal, exitosa, divertida, repleta, dinámica… sincera. De nuevo, una Feria de familia y de amigos; de encuentros y de sonrisas. Una Feria que agota… de una manera tremendamente maravillosa. La alcaldesa ha sido, un año más, la encargada de echar la llave de manera oficial a esta cita, levantando entre el público testigo del momento una exclamación a caballo entre la tristeza y el alivio: es el primer sonido que deja una Feria que, en cualquier caso, ha sido inolvidable.

Bayod ha mostrado su satisfacción por esta Feria 2014 “que está a punto de concluir, con pena, hasta se nos marcha con el cielo llorando…”. Una Feria que, como resaltaba, “ha sido segura, sin incidentes, tranquila, y en la que hemos tenido una gran promoción con más de dos millones y medio de visitantes durante estos días (una cifra muy importante)”, cuestiones por las que ha dado las gracias a la Patrona de la ciudad (a la que también ha pedido “que nos proteja a todos este año”). La primera edil de Albacete ha reconocido también la actitud de todos los vecinos y vecinas que de la ciudad, “que han vuelto a demostrar que son únicos, que son grandes y que hacen que esta Feria sea irrepetible”.

También Bayod ha tenido un mensaje de especial agradecimiento a la intensa labor de “todas y cada una de las personas que durante estos días han trabajado con ahínco por nuestro bienestar (miembros de los Cuerpos y Fuerzas del Seguridad del Estado, Policía Local, Bomberos, voluntarios de Protección Civil, Sanitarios…) y a los integrantes de la Concejalía de Festejos, que han trabajado durante muchos meses para que todo estuviese dispuesto, con una gran oferta de actividades”. “Ahora sólo toca -ha añadido Bayod- comenzar a trabajar en la Feria 2015”, ha comentado, antes de pedir salud y trabajo para todos los albaceteños en esta nueva etapa que marca el fin de cada Feria.

Al otro lado… de la Puerta de Hierros

Dicen que, ’cuando se cierra una Puerta, se abre una ventana’, pero lo cierto es que importante ha de ser la ventana que cada cual podamos abrir para suplir tan especial puerta hasta el próximo 7 de septiembre… A este otro lado del histórico portón de hierro que hoy se ha cerrado, se abre un nuevo curso en nuestras vidas (en todas, que no nos referimos al colegio…). Nuevas historias. Quizá nuevos proyectos y nuevas ilusiones. Eso sí: unos días de desconcierto no nos los quita nadie: también es tradición.

Mañana, cuando el paseo se vaya desocupando, los feriantes se vayan marchando y las carpas desaparezcan, quien más y quien menos, sentirá algo de pena y notará de golpe el frío (que estas noches de Feria pasaba desapercibido porque apenas ha querido molestar). No se preocupen: será una pena fugaz: lo justo para reponer energías, ordenar ideas y fijar objetivos para el año que se abre, en Albacete, a este otro lado de la Puerta de Hierros.