El “Colegio Público de Educación Especial Cruz de Mayo” de Hellín lleva más de tres décadas prestando servicio a chicos y chicas con necesidades educativas especiales. Hoy por hoy, atiende a unos 36 usuarios (que reciben formación hasta edades adultas a través, por ejemplo, de talleres como el de carpintería, el agrícola o el de patronaje, o de otros siete extracurriculares que se imparten por las tardes y que les ayudan a ser cada día un poco más autónomos). En torno a 17 de esos jóvenes están, además, internos en la residencia que, al menos hasta ahora, también ha venido ofreciendo el Cruz de Mayo.

Después de que la Consejería de Educación abogase, hace meses, por el cierre de todo el Centro (alegando el mal estado de las instalaciones), la última de sus propuestas para por mantener la actividad docente del propio Colegio, pero no su residencia. Los afectados por tal medida, serían redistribuidos en otros Centros, como el “Eloy Camino” de Albacete. Sin embargo, los familiares de estos jóvenes internos rechazan esta posibilidad ya que, muchos de ellos, proceden de otros puntos de la Comarca tales como Yeste, Férez, Elche de la Sierra, Ontur, Albatana, Tobarra, Villarrobledo e Isso.

Por ese motivo, muchos de los padres y madres afectados, siguen movilizándose. Desde que, hace más de cinco meses, comenzasen sus protestas hasta hoy han logrado, por ejemplo, presentar más de 20.000 firmas en la Delegación Provincial de Educación en Albacete mostrando así sus quejas. Quejas que continúan, por ejemplo, a través del propio Pleno Municipal de Hellín, que ha contado con buena parte de ellos (y con representantes políticos de esos otros municipios que se verían directamente afectados por el cierre residencial).

El ha presentado en dicha sesión plenaria correspondiente al mes de mayo una nueva moción con la que apoyan a estos familiares afectados y solicitan a la Junta de Comunidades que reconsidere la decisión de cerrar la residencia del “Cruz de Mayo”. El concejal socialista municipal ha explicado que “con ese cierre, los familiares de los usuarios se verían abocados a tener a esos chicos en casa”.

El edil socialista ha calificado la decisión adoptada hasta el momento por la Consejería de “injusta e injustificable” y, desde su Grupo, proponen “que se inviertan los 60.000 euros que, inicialmente, se iba a destinar a acondicionar el antiguo “La Olivarera” para acoger la actividad docente del “Cruz de Mayo” a arreglar poco a poco la residencia”, ya que tal actividad va a seguir como hasta ahora en su emplazamiento actual.

Y es que, tanto los integrantes del Grupo Municipal Socialista como algunas de las madres de los usuarios, han coincidido en asegurar que “las instalaciones necesitan arreglos, pero nada de gran envergadura”, incluso Yolanda García (madre de una de las usuarias del “Cruz de Mayo”) ha afirmado que “hace falta pintar y renovar el mobiliario, pero el centro no está mal como se dice”.

Por su parte, otra de las madres afectadas () ha manifestado que, a través de un escrito a todos los Ayuntamientos de la Comarca han movilizado más apoyos y que esperan que los esfuerzos que están haciendo “sean suficientes para que la Consejería se dé cuenta de que esto va en serio y de que la gente no desea el cierre de esta residencia”. Marta ha recordado especialmente el caso de los usuarios que son de otros municipios y que, con el traslado a Albacete y las dificultades para el transporte que se les presentan, “perderán la atención que ahora tienen”.

La moción ha contado, finalmente, con el apoyo de los concejales del Partido Socialista y de Izquierda Unida, y la abstención de los del Grupo Municipal Popular (que es el que está al frente del Gobierno hellinero).