La benemérita tuvo conocimiento de la posible existencia de un taller, supuestamente clandestino, ubicado en el término municipal de Hellín, donde se estarían reparando vehículos y maquinaria de forma ilegal, ha informado en nota de prensa.

Una vez localizado este local, el Seprona realizó una inspección en presencia del responsable del mismo que en ese momento se encontraba reparando un motocultivador, encontrándose en el interior del local varios vehículos en proceso de reparación.

Durante la inspección se pudo verificar como esta persona no contaba con la documentación exigible para el alta de la actividad, contando este local con gran cantidad de herramientas mecánicas propias de un taller de reparación de vehículos como un elevador profesional de dos columnas y un equilibrador de ruedas, entre otras.

Asimismo, se pudo observar como por las distintas dependencias se encontraban residuos generados por el taller, como baterías, aceites de motor y neumáticos, todos ellos usados y almacenados de forma incorrecta, a la intemperie y sobre suelo de tierra.

Estos residuos tienen la calificación de peligrosos y como tales deben recibir un tratamiento específico en cuanto a su almacenamiento así como su retirada por gestor autorizado, debido a su alto grado de contaminación que pude suponer para el medio ambiente.

A raíz de esta inspección la patrulla del Seprona de Hellín formuló, al responsable de este taller, las correspondientes denuncias administrativas derivadas de las infracciones observadas, que fueron remitidas a las autoridades competentes.