Diego Ventura (rejoneador)

El primero en saltar al ruedo albaceteño ha sido un toro del hierro de “Los Espartales”. El toro ha despertado en el tercio de banderillas tras recibirlo Diego con “Cigarrera”, yegüa lusitana cruzada, y después de un rejón de castigo, costándole mucho sacárselo de las tablas, ha cambiado el tercio. Sale con “Nazarí”, caballo lusitano de capa castaña con una estampa espectacular. Se lo ha llevado de costado echándole la grupa en los pitones de una manera soberbia. El público ha respondido y lo ha ovacionado con aplausos en los tendidos. Ha cambiado de montura y ha sacado a “Morante”, caballo tordo en fase blanca que ha hecho levantar al público de los tendidos, cuando hemos vistos que “Morante” le tiraba bocados al morrillo del toro. En el tercio de muerte ha sacado a “Remate”, caballo albino de gran belleza y, tras la colocación de tres banderillas cortas, ha entrado con el rejón de muerte fallando en dos ocasiones. Ovación para Ventura tras el arrastre del toro.

El cuarto de la tarde lo ha recibido a puerta gayola y con la garrocha al estilo campero. Ha sido muy ovacionado de salida. En banderillas ha sacado a “Oro”, caballo de capa baya y de raza luso-árabe, con unos movimientos que han hecho vibrar los tendidos de la plaza de Albacete. Después ha saltado a la arena “Milagro”, caballo tordo en fase blanca, que ha realizado unos quiebros en la cara del toro espectaculares. Con “Milagro” ha colocado tres banderillas cortas que han hecho levantar al público de sus asientos antes de sacar a “Remate” para entrar a matar. Tras un buen rejonazo en todo lo alto y un descabello, el público enfervorecido de emoción le ha concedido las dos orejas.

Enrique Ponce

El maestro de Chiva ha demostrado, una vez más, por qué lleva cerca de 25 años de figura del toreo. El primero de su lote ha salido al ruedo con muy poca fuerza y, tras un puyazo corto, hemos visto en la plaza que se ha quedado casi inválido, y ha sido devuelto a los corrales tras sacar el presidente el pañuelo verde. En su lugar ha salido un toro del hierro de “El Torreón”. Este toro también ha blandeado pero ha podido llegar al último tercio. Inicia su faena desde la segunda raya del tercio trasteándolo con mimo y sabiéndole hacer las cosas bien pero al toro le ha faltado fuerza y transmisión para que calara en los tendidos. Ponce se ha echado la muleta a la izquierda pero de igual forma el toro no tenía posibilidades de triunfo por su falta de fuerza. Tras un pinchazo y una estocada entera, lo han premiado con palmas en los tendidos.

El quinto de la tarde, toro de Domecq, lo ha trasteado muy bien a la verónica y, tras un puyazo muy corto, ha cambiado el tercio ya que ha visto que blandeaba un poco de los cuartos traseros. La lidia, por parte de Enrique, ha sido extraordinaria. Ha estado pendiente en todo momento de lo que hacían sus subalternos. Muy buena intervención de Mariano de la Viña al saludar montera en mano, tras sus dos pares de banderillas. Enrique Ponce ha brindado este toro al público de la plaza de toros de Albacete y, tras probarlo en el tercio, se lo ha llevado a los medios comenzando una faena de auténtica maestría; toreo vertical, dándole sitio al toro cuando lo requería y dejándolo respirar.

El torero de Chiva se ha sentido muy a gusto en la plaza manchega. Más que una muleta, Enrique parecía tener en su manos un abanico; la subía y la bajada mientras pasaba el toro en función del recorrido, la velocidad y la altura de la cabeza del toro. Maestría torera la de Enrique esta tarde en Albacete. Por el pitón derecho ha recitado unas tandas muy toreras, mandando con firmeza y citando al toro a la altura justa para que no perdiera fuerza durante su recorrido. Finalizando su faena, el toro ha derrotado y le ha hecho daño en la pierna -perdiendo algo de fijación en el suelo-, razón por la cual, a la hora de entrar a matar, se le ha ido un poco la espada y no ha podido hacerlo como nos tiene acostumbrados. Una estocada algo caída que ha bastado para finalizar con el de Juan Pedro Domecq. En todo caso, el respetable le ha premiado con una oreja y petición de la segunda con fuerza. En cualquier caso, estamos, sin duda, ante una de las grandes faenas de la Feria de Albacete 2014.

Iván Fandiño

El torero de Orduña ha venido en sustitución de Alejandro Talavante. Al primero de su lote lo ha recibido con el capote muy bien pero ya de salida se ha visto al toro de Juan Pedro que blandeaba bastante. Sin llegar ha meterle las cuerdas el picador de turno, Fandiño ha pedido el cambio de tercio. En los muletazos de tanteo al toro se le ha visto calidad pero al segundo o tercer muletazo de Fandiño perdía las manos. De esta forma no ha habido manera de lucirse con él. Tras probarlo por ambos pitones y ver que no transmitía nada en los tendidos, Iván se ha dispuesto a entrar a matar. Un pinchazo y otro hondo ha tenido que emplear el vizcaíno para darle puerta a los corrales. Silencio, tras el arrastre.

El que cerró plaza lo recibió por delantales ovacionados en los tendidos albaceteños. Tras un puyazo corto ha cambiado el tercio. Ha iniciado su faena desde el tercio con plasticidad y ha arrancado los primeros aplausos del público. Al toro le ha faltado un tranco más, ya que se quedaba a medio muletazo. Iván lo ha trasteado por ambos pitones pero le ha faltado transmisión y empuje. Fandiño le ha puesto empeño pero la falta de transmisión del toro de Juan Pedro no ha llegado a calar en los tendidos de Albacete. Tras una estocada en todo lo alto y un descabello, el público albaceteño lo ha premiado con una ovación que salido a recoger a la raya del tercio.