‘Comer en Albacete’ es la guía de ‘30 restaurantes y un montón de recetas’ ideada por un grupo de personas que, altruistamente, ha querido colaborar mediante este trabajo con la Institución Sagrado Corazón de Jesús (’el Cotolengo’) porque ahí precisamente es donde irá a parar absolutamente todo lo que se recaude con la venta de los 1.000 ejemplares editados (que podemos adquirir a 20 euros y sin recargo alguno en las librerías Popular, Sanz, Herso, Biblos y el quiosco de prensa de El Altozano).

La guía ha sido editada por la Diputación Provincial de Albacete que, como bien ha reseñado la responsable del área de Servicios Sociales, “no quería dejar de participar en esta iniciativa solidaria que comparte uno de los objetivos fundamentales del que es su Equipo de Gobierno: el de estar al lado de las personas que más lo necesitan”, ha subrayado .

Una idea nacida en el ‘Cotolengo’… para el ‘Cotolengo’

Fue en marzo de 2016 cuando se comenzó a trabajar en esta guía gastronómica y en diciembre cuando se concluyó. En ella se recogen cuatro recetas de cada uno de los 30 restaurantes de la ciudad que se han sumado a la iniciativa, y otras más de 200 facilitadas por voluntarios del propio Cotolengo, encabezados por Ventura Pérez, el principal ‘ideólogo’ detrás de este ‘Comer en Albacete’ a raíz de su experiencia personas en la .

Él ha relatado cómo en cuanto puso sobre la mesa el proyecto, otros muchos voluntarios se sumaron y lo animaron a llevarlo a cabo; además, ha puesto en especial valor cómo cada puerta que han tocado para presentar la idea y pedir colaboración les ha sido abierta de par en par con sólo explicar que el fin último era ayudar a una Institución de esas que todos los albaceteños consideramos única, esencial e irrepetible: ‘el Cotolengo’.

Una obra respaldada por un gran equipo de trabajo y por el referente culinario ‘José Andrés’

El encargado de ilustrar esta obra ha sido el fotógrafo Santiago Vico, que ha dado fe del proceso laborioso y minucioso en el que se han implicado todos los que han tomado parte del mismo. Una guía en la que también ha querido estar presente el prestigioso chef español .

Precursor de un comedor social convertido en referencia, no dudó en prestar su ayuda (en forma de recetas) en cuanto supo que el fondo de este libro sería el de ayudar a una Institución que desarrolla un papel similar cerca de los que más lo necesitan.

Los artículos que aparecen en la guía sobre cada uno de los restaurantes que en ella encontramos son obra del periodista Virgilio Liante, que ha compaginado su trabajo como tal con esta ‘misión especial’ que le ha permitido ser más consciente si cabe del gran nivel gastronómico que existe en Albacete y que ha calificado de “estupendo”.

Especialmente, ha hecho hincapié en los magníficos cocineros que tenemos en la ciudad y que en la mayoría de los casos se han formado junto a los mejores. Además, ha querido poner en valor lo importante que puede resultar para Albacete (a nivel turístico, comercial y de ciudad) tener una guía gastronómica de estas características y de la que la ciudad carecía.

La Hermana Victoria nos recuerda que “se necesita gente” en el ‘Cotolengo’

Lo más importante de esta guía es, sobre todo, su fin solidario hacia , ese lugar emblemático en el que hoy viven unas 25 personas (muchas de ellas, dependientes) que en la mayoría de los casos no tienen económicamente nada, y a cuyo comedor social acuden no menos de 100 personas cada jornada (que crecen en número durante el verano).

La Hermana Victoria está encantada con este libro del que será una de sus principales valedoras: nos ha contado que desde que le hablaron de la idea de hacer el libro, le pareció algo fabuloso y que pronto todas las hermanas se pusieron ‘manos a la obra’ a recopilar recetas. Una vez finalizada la guía, no duda en que la pondrán en práctica en su cocina (y que será la primera en vender libros a todo el que vaya allí).

La generosidad es fundamental para apoyar la encomiable labor que se realizan en la Institución Sagrado Corazón de Jesús, y ahora podemos sumarnos también gracias a esta guía pero (tal y como ha afirmado la Hermana Victoria) no por eso debemos olvidar otras carencias del ‘Cotolengo’ en la que también tenemos mucho que decir: “Se necesita gente voluntaria, tanto para ir al comedor como para estas con las personas que allí viven; tenemos algún fisioterapeuta que va en ocasiones, y este tipo de ayuda es muy buena allí… Es necesario que la gente joven ‘despierte’ y que nos dé parte de su tiempo”, ha animado.