Se trata de una medida cuyo objetivo final, según explica el concejal de movilidad urbana, , plantea la transformación del centro de Albacete y que supondrá dinamizar la zona y hacerla más atractiva para el peatón.

“En el acuerdo municipal al que se llegó entre todos los grupos de la corporación nos planteamos la transformación del centro de Albacete para dinamizarlo, para hacerlo más atractivo a acercarse el peatón al centro y a disfrutar de los espacios públicos donde esta calle se marcaba como un lugar ineludible de ganar espacio el peatón restringiendo la circulación de vehículos”, señalaba Navarro.

Un acuerdo que se fraguó en la Mesa de Movilidad en la que participan representantes de los comerciantes y en la que se dio cabida también a los comerciantes de la zona afectada, así como también al resto de actores y agentes sociales de la ciudad de Albacete.

Señalaba el concejal de movilidad que “han existido conversaciones no solamente con los representantes de los comerciantes sino también con los comerciantes de la Calle Rosario, pero además con el resto de actores y agentes de la ciudad de Albacete”.

Sin embargo, la medida ha generado opiniones muy diversas entre los albaceteños al tratarse la Calle Rosario de una de las principales vías de circulación de la ciudad.

Así, un vecino señalaba que “no me parece bien que corten el tráfico, son calles muy céntricas como para dejar ya de pasar coches, ¿dónde nos meteríamos entonces, por dónde iríamos?”, mientras que otro opinaba que “es mejor que sea peatonal, yo creo que se puede derivar el tráfico por otro sitio y esto dejarlo para pasear la gente”.

Algunos vecinos incluso aprovechan para hacer reivindicaciones en relación con la accesibilidad de los servicios de emergencia a su paso por esta calle.

“Para los peatones bien porque son calles del centro y vas más tranquilo si está restringido. Yo que trabajo en el servicio de emergencias quiero aprovechar para quejarme porque tenemos muchísimos problemas para acceder al centro a todas las zonas que han puesto con bolardos porque para una emergencia no hay cosa peor y cada vez están poniendo más. No sé si el responsable de todo esto no piensa lo importante que es la salud de los ciudadanos en un caso de emergencia, para bomberos o para ambulancias”, denunciaba una vecina.

Además, con respecto a la instalación de cámaras de vigilancia los albaceteños creen que podrían vulnerar la intimidad de los viandantes. En este sentido el concejal de movilidad explicaba que se trata de cámaras de control de acceso que exclusivamente vigilarán que se cumpla con el control de vehículos autorizados. “Son cámaras de control de acceso, las cámaras de vigilancia tienen que ver con la seguridad se mueven en otro ámbito y en este caso de lo que estamos hablando es de un control de acceso, porque si se restringe el acceso lógicamente tiene que haber un modo de controlar que solamente accedan quienes estén autorizados”, explicaba Navarro.

Dudas e incertidumbre entre los comerciantes

Al tratarse de una vía que cuenta con numerosos establecimientos, entre los comerciantes la medida también ha generado cierta incertidumbre por temor a que las ventas disminuyan, aunque hay quienes apuestan firmemente por esta idea.

, comerciante, señala que “la idea de hace bastante tiempo es que la calle se cerrara, sobre todo porque aquí realmente los coches no paran. Nosotros pensamos que nos puede beneficiar en cuanto a que va a pasar mucha más gente porque ahora mismo vienes con un carrito de un niño y no puede pasar”.

afirma que los comerciantes “estamos comentando que están las cosas en el comercio un poco extrañas y no sabemos si es el mejor momento para poner esto en práctica, tampoco cerrarnos en banda porque no sabemos si va a perjudicar a las ventas. Aquí se ha cerrado en algunos momentos cuando ponen las casetas de artesanía o el mercado medieval pero son cosas excepcionales y la gente sí pasea por aquí pero a nivel de comercio nuestro no notamos una afluencia de público mayor”.

, también comerciante, afirma que “ahora mismo aquí en esta calle no puedes ni caminar y quienes vienen con chiquillos y carros no pueden ni andar, entonces te corta mucho de venir al centro. Yo creo que no va a perjudicar a las ventas, yo creo que va a ser para bien”.

Una vez que finalicen las obras de instalación de la fibra óptica, la siguiente fase consistirá en informar a los comerciantes sobre cómo quedará la situación final y cuáles serán los plazos concretos que se marcarán para que la restricción al tráfico entre en vigor paulatinamente.

Con este mismo fin se pondrán en marcha campañas informativas de sensibilización sobre el uso del vehículo privado, las condiciones para el uso de vehículos en esta zona y los medios alternativos que existen como los autobuses urbanos o los parking públicos.

Comienza así la restricción al tráfico de una de las principales vías de Albacete, cuyo objetivo final será la peatonalización completa del centro de la ciudad.