Después de varios años de diversos trabajos previos, la primera fase de la demolición de varios edificios de los barrios La Estrella y La Milagrosa de Albacete, integrada en el denominado Plan Urbanitas de cofinanciación europea, es ya una realidad.

La propia alcaldesa ha asistido a esta cita que conforma, tal y como ella ha denominado, “la primera ejecución urbanística del Plan”. Carmen Bayod ha explicado que esta primera fase supone la demolición de unas “40 viviendas ubicadas en los portales 7, 8-A y 8-B de la calle con el objetivo de abrir esta Plaza Tomás Navarro Tomás a la calle San Pedro y, además, hacer una nueva rampa que baje a la calle ”.

’Sin prisa pero sin pausa’, llegará un segundo capítulo porque se espera que para finales de este mismo año esté licitada una nueva fase que demolerá otras 40 viviendas (de las que sólo faltan 4 o 5 familias por realojar, siempre en el propio barrio, tal y como ha indicado el concejal Díaz de Prado al manifestar que “los vecinos se reubican en la propia zona, en viviendas que se van rehabilitando y que tenemos libres”).

El presupuesto para esta primera fase ronda los 146.000 euros y los trabajos previos necesarios comenzaron el mes pasado tal y como ha detallado el edil: “En julio comenzó el vallado de la zona y se comenzó a retirar el fibrocemento de las viviendas a través de un procedimiento especial”, ha señalado Díaz de Prado.

Primer paso, por tanto, de esta ambiciosa actuación que busca introducir, de algún modo, estos dos barrios (históricamente algo aislados) en el conjunto de la ciudad algo que, tal y como ha manifestado Bayod, está causando buenas sensaciones entre los principales afectados que siempre han luchado por “una limpieza general” de esta zona.