En la Comisión Informativa Municipal de Movilidad Urbana, que se celebrará mañana, se estudiará la renovación de 10 autobuses de la flota que presta el servicio de transporte público en la ciudad.

Los vehículos que se sustituirían son los Iveco-Eulez, con casi 13 años de antigüedad y que están impulsados por diésel, que se remplazarían por autobuses híbridos, que combinan el combustible diésel y la electricidad, lo que permitiría mejorar la eficiencia de la flota de autobuses.

Además, estos vehículos contemplan dos plazas reservadas para personas con movilidad reducida, frente a la única plaza de estas características que tienen los actuales. De ahí que estos nuevos autobuses, por su eficiencia, mayor respeto por el medio ambiente y más plazas en su interior para personas con dificultades de movilidad, representarían un salto cualitativo sustancial para la red de transporte urbano de Albacete.

De salir esta propuesta adelante en la Comisión Informativa de Movilidad Urbana, los nuevos vehículos entrarían en funcionamiento, para prestar sus servicios en las cinco líneas regulares y dos especiales, que conforman la red de transporte urbano de Albacete, en los primeros meses de 2020.

El Ayuntamiento de Albacete, a través de la Concejalía de Movilidad Urbana, proseguirá trabajando, para lograr que el transporte colectivo sea lo más accesible posible y la mejor opción para los desplazamientos de la ciudadanía.