Leemos a través de la prensa que el equipo de Gobierno ha iniciado los trámites para incluir en la Ordenanza Cívica la obligatoriedad de que los dueños de perros limpien los orines de sus mascotas en la vía pública tras la aprobación en Pleno municipal de la moción presentada por el grupo del y que la será quien multe el incumplimiento de la misma.

Esta asociación se congratula de todas aquellas medidas encaminadas a lograr una ciudad más limpia que, como ciudadanos compartimos y como “dueños” de perros, en su mayoría somos de los mayores interesados por aquéllo de no criminalizar conductas en los animales que no son sino una mala praxis de quienes son responsables de los mismos y por lo tanto, responsables de prácticas incívicas (como lo son el escupir, el tirar papeles, colillas al suelo, los orines de adultos en las vías públicas y un largo etc que parecen no serlo).

Dicho lo cual constatamos una mala praxis por parte del Consistorio al no llevar a cabo campañas educativas, algo que no supondría un coste elevado (pensemos en publicidad en marquesinas, en autobuses…) y limitarse tan solo en período preelectoral a lanzar la de “Mis dueños molan” recurriendo a medidas sancionadoras, recaudatorias sin desarrollar de forma periódica dichas campañas.

Reprochamos el que esa celeridad con respecto a la tenencia de animales, sólo se manifieste en el apartado “deberes” sin la contrapartida, derivada de una falta de voluntad política, de trabajar con la misma rapidez sobre los “derechos”, empezando en primer lugar porque carecemos como tal de una Ordenanza animal, ya que en la actualidad sólo se dispone de normas desperdigadas y desfasadas del año 1999 a pesar de las reiteradas peticiones de actualización por parte de las distintas entidades locales de protección animal y, en segundo lugar y, citando como ejemplo de primera mano el que en Junio de 2018 se aprobase en un Pleno del Ayuntamiento por mayoría de los partidos, con el único voto en contra del PP y por lo tanto, con la aprobación de los partidos del alcalde actual y del que le sucederá dentro de dos años, de Ciudadanos y del PSOE respectivamente, la elaboración de un protocolo de actuación en casos de abandono y maltrato animal y que a fecha de hoy, es papel mojado.

Finalmente no nos parece serio que cuando se da aviso sobre un animal muerto, la Policía Local, entendiendo que sigue directrices en una cadena de mando, dé como toda respuesta que pasará el correspondiente aviso al equipo de Valoriza para su recogida, como si tu animal fuera un residuo urbano cuando el Ayuntamiento te obliga a identificarlo con el correspondiente chip (aparte de vacunar, pasear con correa, con bozal en determinados casos) pero resulta que en el caso de los orines la Policía Local sí tendrá que identificar a su dueño para cursar la correspondiente multa.

Las ordenanzas municipales sobre animales de ciudades modernas tratan sobre la tenencia responsable pero también sobre el bienestar animal, algo que en el municipio de Albacete parece obviarse.

Es por ello que a este equipo de Gobierno que acaba de iniciar su andadura, solicitamos que encuentre en su actuación en cuestiones de protección animal, el debido equilibrio entre la tenencia responsable y el bienestar de los animales y nada mejor que empezando por atender también las demandas de las entidades locales de protección animal que realizan un trabajo de manera altruista que es responsabilidad del Ayuntamiento.