Tras un año desde su creación, la Plataforma Albacete 30 ha recorrido todos los cometidos que se fijó:

● Diagnóstico y concienciación sobre los problemas de la movilidad en Albacete.

● Transmisión de experiencias de ciudades amables referentes, a técnicos y políticos municipales.

● Elaboración de propuestas para que los partidos políticos pudieran tenerlas presentes en sus programas electorales locales, y trabajar con aquellos que estuviesen interesados en profundizar en ellas.

La propuesta estandarte, que engloba muchos de los objetivos demandados por la Plataforma Albacete 30, es la implantación de la Ciudad 30. Pero desde el inicio teníamos claro que este objetivo no era tan simple como cambiar la ordenanza de circulación y poner nuevas señales de limitación de velocidad. Debían adoptarse muchas otras medidas que ayudaran a conseguir un Albacete amable.

La Ciudad 30, era un iniciativa elaborada desde el propio Ayuntamiento de Albacete: “Albacete velocidad máxima genérica 30 km/h”. Una aspiración anunciada pero a la que nunca se le asignó presupuesto o calendario de implantación. Un plan abandonado y que ni siquiera recoge el , actualmente en el , en su programa electoral.

Esto ha supuesto el incumplimiendo por parte del Ayuntamiento de Albacete del compromiso anunciado a en febrero de 2018 y a la prensa hace ahora un año, que contemplaba la implantación de la velocidad 30 como genérica en la ciudad. El Reto Neopolitan lanzado por Greenpeace a Albacete implicaba dos medidas concretas para mejorar la movilidad y la contaminación en la ciudad: “un plan de pacificación para aumentar la marcha a pie y en bicicleta, y la limitación a 30 km/h en todo el casco urbano”.

Semanas atrás, Greenpeace hacía balance del grado de consecución de los distintos Retos por parte de las ciudades participantes: Elecciones municipales 2019: y tú, ¿qué ciudad quieres?. En el caso de Albacete, se destacaba el incumplimiento claro del compromiso y los avances insuficientes en materia de movilidad que ha supuesto el Plan de Transformación del Centro. Greenpeace ha ido más allá en el análisis de la movilidad en las “Ciudades Neopolitan”, y esta semana publica un extenso y concienzudo informe: “Ranking movilidad urbana en España 2019”. Albacete suspende con un 3,7 de nota media. Fracasa en 7 de los 8 apartados evaluados, quedando a la cola en movilidad urbana de las 12 ciudades analizadas.