La del campus de Albacete albergó este miércoles, (y último) día de sesiones dentro de las II Jornadas de Economía ‘Presente y futuro del cooperativismo en Castilla-La Mancha’ que han organizado la en Secundaria en Castilla-La Mancha (ADES C-LM) y la .

Entre las citas de la tarde, los asistentes pudieron asistir a una Mesa Redonda que abordó la ‘Situación y perspectivas del cooperativismo en Castilla La Mancha’ con varias intervenciones fundamentales para obtener una visión amplia de las múltiples posibilidades que ofrece el cooperativismo.

: “Desde luego, el tejido productivo de Castilla-La Mancha sería muy diferente hoy en día si no hubiésemos tenido a muchas cooperativas creando y generando riqueza en muchos pueblos de la región”

(Vicedecana de Innovación y Calidad de la UCLM), partió de un análisis de situación de las cooperativas (que tan determinantes han sido, y pueden seguir siendo, para el tejido productivo de nuestra región):

_“Las cooperativas son una forma jurídica de empresa muy importante que permite generar riqueza, sobre todo, en zonas muy deprimidas; no cabe ninguna duda de que el cooperativismo es una forma de fijar la población, fijar empleo, y por lo tanto, de que muchos jóvenes no se tengan que marchar a otros lugares a buscar empleo”.

“En cuanto a las formas de cooperativismo, tenemos que destacar que hay una terciarización del cooperativismo: ya no hablamos solo de cooperativas agrarias, sino de servicios, relacionadas con el medio ambiente, con la energía, con el cuidado de niños o de ancianos, de comercialización de productos agrícolas y ecológicos… lo cual es muy importante porque es un reto para el desarrollo”.

“También tenemos que tener en cuenta que la alianza entre cooperativas es muy importante porque les va a permitir conseguir un tamaño óptimo y que éstas tengan economías de escala y puedan competir en marcados internacionales. No podemos olvidar que estamos hablando de una forma de empresa en la que personas tratan de satisfacer necesidades económicas o culturales de una manera común bajo principios democráticos y de bien común: es una entidad de la economía social y, como tal, el sector público tiene que concienciarse tratando de impulsar el cooperativismo (sin intervenir de manera directa en los mercados) porque así están promoviendo que se desarrolle una forma jurídica empresarial que puede resolver muchos problemas sociales”.

“El último problema se refiere a sobre si ‘identidad cooperativa’ o ‘competitividad’: en muchos casos, el aumento de la dimensión de las cooperativas (debido a fusiones o adquisiciones) lleva a que esos socios cooperativistas se terminen convirtiendo en meros accionistas o clientes de esa cooperativa y de alguna manera eso pone en peligro lo que son los principios cooperativistas en cuanto a lo que es su gestión común y la defensa de los valores democráticos: es la primacía de la persona y no la del capital lo que hay detrás de una cooperativa. Desde luego, el tejido productivo de Castilla-La Mancha sería muy diferente hoy en día si no hubiésemos tenido a muchas cooperativas creando y generando riqueza en muchos pueblos de la región”, explicaba Trigero.

Múltiples líneas de ayudas para el cooperativismo desde el Gobierno de C-LM

(director general de Agroalimentarias y Cooperativas de Castilla La Mancha) subrayó las diferentes (y múltiples) líneas de ayudas de las que se pueden beneficiar el cooperativismo y que vienen a subrayar el empuje que a esta forma jurídica de empresa se presta (y quiere seguir prestando) desde el Ejecutivo Autonómico, buscando ampliar horizontes cada vez más:

“Básicamente, la senda de apoyo a las cooperativas se basa, principalmente, en la integración cooperativa: se está haciendo un gran esfuerzo en que las cooperativas agroalimentarias se agrupen en entidades asociativas, que van a tener una discriminación positiva en todo tipo de ayudas que salgan desde el marco de las ayudas comunitarias, del PDR y las propias ayudas de la Comunidad Autónoma (se van a priorizar tanto las entidades de base como las entidades que las conformen como aquellos cooperativistas que estén en estas cooperativas que integran un proyecto de integración)”.

“Otra parte muy importante son las agrupaciones de productores, donde se ha puesto mucho entusiasmo en sacar líneas a partir del Programa de Desarrollo Rural: un grupo de cooperativas (incluso industrias agroalimentarias) se puedan agrupar y, a base de hacer un plan empresarial conjunto, pueden llegar a tener unas subvenciones de 400.000 euros siempre que cumplan ese plan empresarial en los cinco, cuatro y tres años en que decidan a hacerlo)”.

“También es importante que todas estas industrias agroalimentarias de carácter cooperativo estén bien dotadas de infraestructuras y de inversiones para poder acometer los retos que los mercados demandan: en este sentido, en una primera convocatoria de la línea FOCAL hubo unas ayudas de 50 millones de euros; en las que tenemos que resolver próximamente de 2017, hay 70 millones de euros; y en la que sacaremos a principios de año, habrá 60 millones de euros)… todo esto va a poner en marcha un valor en la industria agroalimentaria de más de 1.000 millones de euros, lo que supone un gran movimiento en inversiones (que, en una parte muy importante, se hacen en industrias agroalimentarias de carácter cooperativo). Luego, tenemos acciones de promoción en mercados internacionales para las cooperativas que estén interesadas, de la mano de la Consejería junto con el IPEX, con el objetivo de que puedan internacionalizarse (que es uno de los grandes retos para que puedan estar en todos los mercados)”_, señaló Rodríguez.

: “El cooperativismo es una estructura empresarial que, por sus propias características, resiste muy bien las amenazas”

Finalmente, Pedro Gómez Mora (Director de las Jornadas y representante de ), hizo hincapié en los valores del cooperativismo y en las posibilidades de futuro que, asegura, tiene en nuestro territorio:

”Creo que la situación del cooperativismo en nuestro país y en Castilla-La Mancha es una situación viva que ha resistido muy bien la crisis y la recesión; es una estructura empresarial que, por sus propias características, resiste muy bien las amenazas; es una buena oportunidad de inserción laboral y es una buena oportunidad también de buscar otro tipo de trabajo en el que cual la cooperación, la defensa del interés mutuo, la cooperación entre cooperativas, la libre adhesión, la solidaridad, etc. sean los elementos definitorios de la empresa y no solamente la búsqueda de beneficio, por tanto, me parece importante: la cooperativa tiene futuro, tiene ya siglo y medio de historia y seguramente tendrá mucha más”, incidió Gómez Mora.

Un posibilidad quizá algo desconocida para los estudiantes que ahora se forman en economía pero que, si los docentes son cada vez más conscientes de la importancia de las cooperativas, va a lograr entre los jóvenes una difusión capaz de alcanzar ese futuro cada vez con más garantías (gracias, por ejemplo, a Jornadas como ésta).