El presunto autor de esta muerte (que fue detenido ese mismo lunes por la tarde) sería el ex cuñado de la víctima. Habría sido pareja de su hermana (que se encuentra de hecho en una casa de acogida para mujeres maltratadas a raíz de la violencia a la que pudo haberla sometido). Por eso desde la Coordinadora 8M aseguran que éste es también “un crimen machista” y piden que se cambie la ley para que muertes como la de ésta mujer asesinada en Albacete se contabilicen como víctimas de la violencia de género:

“La actual ley que tenemos Contra la Violencia de Género únicamente recoge los asesinatos (y la violencia en general) que se da contra la pareja o ex pareja, pero no contempla situaciones como ésta; y se trata también de un crimen machista puesto que está motivado por motivos de género, hay una mentalidad detrás que persigue castigar a la que ha sido la pareja (que se encuentra en una casa de acogida, precisamente por la situación de violencia que estaba viviendo), entonces ha sido un crimen de venganza contra ella, pero la actual regulación no la contempla como víctima y pedimos que se contemplen no sólo las situaciones de violencia contra la pareja o ex pareja, sino también otras que son motivadas igualmente por la violencia machista porque la actual ley no refleja lo dispuesto en el Convenio de (que amplía mucho más el margen de actuación en contra de la violencia de género) y es lo que queremos que se refleje en la ley”, ha explicado durante la concentración , de la Coordinadora 8M e integrante de la Red Feminista de Albacete.

Instan a seguir en la lucha frente a la violencia machista y a que se ponga en marcha el Pacto de Estado contra la Violencia de Género que recientemente se firmó en nuestro país y esperan que el nuevo Gobierno formado en España sea sensible a este tipo de realidades.

Mientras tanto, M.R.G., de 34 años y natural de Albacete, detenido por su relación con la muerte de esa mujer de 39 años, ya ha pasado a disposición judicial. La titular del Juzgado de Instrucción nº 3 de la ciudad ha decretado para él prisión provisional comunicada y sin fianza, imputándole de forma provisional como presunto autor de un delito de asesinato y de un delito de incendio.

Y es que desde el primer momento se barajaba también la posibilidad de que el crimen estuviera relacionado con un incendio que, esa misma mañana, se producía en otro punto de la ciudad (en un edificio de la calle República Dominicana) y que sería la casa del presunto autor. El procedimiento, sometido a secreto de sumario, continúa instruyéndose en sede judicial, por lo que aún no se puede arrojar más luz pública sobre la realidad oculta tras el conjunto de lo sucedido.