Sánchez ha señalado que están “razonablemente satisfechos con la campaña” que, ha asegurado, en Izquierda Unida Albacete han afrontado de manera “intensa, abnegada, leal con el resto de socios de la coalición y comprometidos con nuestros principios”. Mirando hacia lo provincial, sensación de ‘trabajo cumplido’ con ese escaño logrado para Unidos Podemos: “En Albacete (con todas las dificultades que ha habido y todo lo que se ha dicho sobre esta confluencia durante la campaña) se puede decir que ‘hemos hecho los deberes’, hemos alcanzado un escaño para la confluencia y, además, se lo hemos restado a la derecha; eso, lo hemos conseguido”, ha explicado.

Daniel Martínez: “No se han cumplido las expectativas; lejos de sumar casi se ha restado”

Esta idea ha servido también como introducción al coordinador regional de Izquierda Unida, Daniel Martínez que, al igual que Javier Sánchez, se ha mostrado convencido de que “el modelo de la confluencia es el camino y esta coalición era necesaria, si bien no ha logrado cumplir las expectativas esperadas”. Y es que, a tenor de los resultados, no se ha logrado ni la suma si nos fijamos en los votos que hubo en diciembre: por el contrario (y como ha señalado Martínez), casi se ha restado porque la confluencia ha perdido algo más de un millón de votos en toda España (y 40.000 en Castilla-La Mancha).

Para Martínez, “el ha sido mucho más eficaz a la hora de lograr la movilización de la derecha a través del discurso del miedo que lo que lo hemos sido en Unidos Podemos con nuestro mensaje de esperanza y cambio”; quizá el Brexit (y su posible relación en la cabeza de muchos votantes con un hipotético referéndum aquí) ha sido también un factor determinante que ha jugado en su contra, tal y como ha asumido el coordinador de IU en C-LM.

Algunos posibles errores de la confluencia

De manera muy clara, Martínez también se ha referido a los posibles errores que ha podido cometer la coalición: el primero, haber abusado de “una pre-campaña y campaña más centrada en las emociones, la esperanza y las sonrisas que en propuestas concretas sobre soluciones a los problemas de la gente”; fallo, “una excesiva rapidez a la hora de producirse la coalición” (y, más concretamente, la elaboración de candidaturas) sin haber sometido todo esto a una más intensa implicación de las bases de las diferentes partes.

Otros factores (más complicados de probar) aparte, el coordinador regional de Izquierda Unida se queda con una parte más positiva en todo lo sucedido: el nuevo escenario político ha llegado: “El Parlamento ya no tiene nada que ver con lo que era el pasado noviembre; ahora hay una tercera Fuerza política con 71 escaños y una cuarta con 32, y la primera está lejos de la mayoría absoluta… eso abre unas expectativas muy importantes a la hora de empezar a cambiar cosas en favor de la gente”.

Para terminar (y sumiendo con cierta ‘pena’ que Rajoy está más cerca que en diciembre de seguir siendo presidente de España), Daniel Martínez con un deseo: “De ser así, espero que haya una legislatura corta y que pronto pueda llegar el cambio”, ha dicho.