Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del pasado 10 de agosto, cuando un Policía Nacional que acababa de finalizar su turno de trabajo y se dirigía a su domicilio, observó que en una zona del Parque Lineal había un varón con un objeto metálico, amenazando a una mujer, ha informado la Policía Nacional en nota de prensa.

El agente decidió intervenir de manera inmediata y comunicó los hechos al 091, evitando lo que a la postre sería un robo con intimidación. El autor del robo, al verse sorprendido, emprendió la huida sin dejar de empuñar el arma, negándose a entregarla, a pesar de que se lo pidió en varias ocasiones.

Finalmente, el delincuente desistió de su actitud y arrojó el arma al suelo, por lo que el agente logró reducirlo hasta la llegada de una patrulla de Policía Nacional que le apoyó en la detención y lo trasladó a la Comisaría.

Debido a la situación violenta que había sufrido, la víctima tuvo que ser asistida tanto por los Policías como por los servicios médicos, que la trasladaron al Hospital para continuar su atención. Por su parte, el detenido, fue puesto a disposición de la .