El detenido fue interceptado por policías que forman parte del dispositivo organizado por esta Comisaría para combatir los hurtos en el centro de nuestra capital, que lo sorprendieron cuando salía de un comercio con una bolsa de grandes dimensiones, preparada para esquivar los elementos de alarma instalados en el local.

El hombre había sustraído prendas por valor superior a 400 euros, según la Delegación del Gobierno en un comunicado. Las prendas fueron reintegradas al establecimiento y el detenido pasó a disposición judicial.