Según ha explicado a el jefe de la Policía Local, , los agentes se trasladaron al lugar tras recibir una llamada de un vecino, por lo que la colaboración ciudadana “ha sido fundamental” para “llegar a tiempo”.

Tras acudir al lugar, los efectivos comprobaron “por sus propios ojos” que el detenido estaba agrediendo físicamente a su esposa, de 40 años, y tras impedir que siguiera golpeándola lo detuvieron.

Además trasladaron a la víctima al centro sanitario donde fue atendida de las lesiones, “una inflamación en el rostro y erosión en otras zonas”, según ha detallado Pascual Martínez.

Tras ello y después de recibir el correspondiente parte médico, la mujer decidió denunciar a su marido, por lo que la Policía Local realizó las correspondientes diligencias y dio parte a la autoridad judicial adjuntando el parte médico y el testimonio de un testigo que se localizó a posteriori.

Al detenido se le acusa de un presunto delito de malos tratos y violencia de género.

El pasado año, la intervino en 42 situaciones similares por presuntos malos tratos sobre la mujer.