La investigación se inició el pasado mes de mayo del año 2018, tras recibirse la denuncia de un responsable de un centro oficial ubicado en el Paseo de la Cuba, donde habían recibido disparos de perdigones, que pudieron ser realizados con una carabina de aire comprimido, en la fachada de una terraza-azotea de dicho centro, lugar utilizado por los residentes del mismo.

En una ocasión un proyectil llegó a impactar contra el muslo de una trabajadora, según ha informado la en un comunicado.

Las gestiones fueron constatando la existencia de numerosas palomas muertas por impacto de balines o perdigones en la zona situada entre la terraza del presunto autor y el centro asistencial.

Con la colaboración de la , se pudo identificar al presunto autor de los disparos. El servicio policial ha culminado con la entrada y registro en el domicilio del presunto autor, que ha sido detenido, donde han encontrado cuatro escopetas, un rifle, tres carabinas de perdigones, prismático, balines y visores para efectuar disparos.