La actuación policial tuvo lugar en la carretera CM-3201 (Villamalea-A31), dentro del término municipal de Alpera, donde la Guardia Civil había establecido un dispositivo operativo para dificultar y controlar la circulación de personas y vehículos sospechosos de traficar con drogas y cometer delitos contra el patrimonio.

Los agentes de la Benemérita que participaban en el dispositivo procedieron a la parada de un vehículo cuyo conductor infundió sospechas a los mismos debido a su alto estado de nerviosismo y su extraño comportamiento, ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

En plena identificación, esta persona emprendió la huida a pie por la carretera siendo alcanzado por los agentes de la Guardia Civil a los pocos metros. En el posterior registro de sus pertenencias se localizó un paquete que contenía 46,4 gramos de cocaína y 33,1 gramos de hachís, así como 189 euros en metálico, supuestamente procedentes de la venta de este tipo de sustancias.

Con esta intervención, la Guardia Civil ha evitado que las 568 dosis que se hubiesen podido elaborar con la cocaína y hachís intervenidos se pusieran a la venta entre los consumidores, con el consiguiente peligro para su salud.

Al igual que la droga y el dinero que portaba el detenido, también quedó intervenido y puesto a disposición judicial el vehículo en el que viajaba.

La actuación policial se enmarca dentro de los servicios que la Guardia Civil de Albacete tiene activados en toda su provincia, encaminados a la detección y erradicación de los lugares en los que puedan producirse, distribuirse o venderse sustancias estupefacientes.

Las diligencias instruidas por componentes de la Benemérita alperina, junto con la persona detenida, fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción número 1 de , en funciones de guardia.