Dentro de los servicios preventivos que la Guardia Civil de Albacete tiene activados para la detección y erradicación de lugares de la provincia en los que puedan producirse, distribuirse o venderse sustancias estupefacientes, una patrulla de la Guardia Civil de Villarrobledo identificó al conductor de un vehículo que circulaba por las inmediaciones de las zonas de ocio de la localidad villarrobletense, según ha informado en nota de prensa la Delegación del Gobierno.

Durante la identificación, esta persona mostró evidentes señales de nerviosismo así como síntomas muy notorios de encontrarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas, lo que llevó a los agentes de la Benemérita a inspeccionar tanto sus pertenencias como el interior del vehículo en el que viajaba.

En este registro se localizó, bajo el asiento del conductor, un envoltorio de plástico que contenía una porción cilíndrica de color blanco, de 100 gramos de peso, que tras ser sometida a un narcotest resultó ser cocaína.

Además del estupefaciente y del vehículo en que se localizó la cocaína, la Guardia Civil intervino 175 euros en metálico que llevaba consigo esta persona.

Con esta aprehensión, la Guardia Civil ha impedido que la cocaína intervenida, con la que podría haberse elaborado 1.000 dosis, se hubiese puesto a la venta entre los ciudadanos.

se enmarca dentro de los servicios que la Guardia Civil de Albacete tiene activados, en toda su provincia, en relación al Plan Operativo de Respuesta Policial al Tráfico Minorista y Consumo de Drogas en Zonas, Lugares y Locales de Ocio.

Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, junto con el detenido, fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción número 1 de Villarrobledo, que entiende de la causa.