Los dos detenidos, I.K. de 43 años y D.S. de 30 años, vecinos de la capital y originarios de Malí, presentaban ya antecedentes y han sido acusados como presuntos autores de dos delitos contra el patrimonio por apropiación indebida, según ha informado la Delegación del Gobierno.

Las investigaciones comenzaron el pasado mes de diciembre en los dos establecimientos en los que se ubicaban empresas especializadas en transferir dinero al extranjero, a través de las cuales los detenidos habrían enviado remesas de dinero a las diferentes plazas situadas en países africanos, sin que llegaran a sus destinatarios.

18 REMESAS DE DINERO

La investigación sobre los locutorios implicados, situados en el centro de la ciudad, permitió identificar a quienes han resultado presuntos responsables de la apropiación indebida. Ambos se habrían apoderado de 18 remesas de envío de dinero, cuyas cantidades oscilan entre 70 y 1.560 euros cada una que iban destinados a Malí —10 de ellas—, a Colombia —6— y también a España —otras dos—.

La operación policial ha concluido con la detención de los dos gestores de esos locutorios implicados, que han sido puestos a disposición judicial.