Con el objetivo de flexibilizar los pagos y de ayudar tanto a los Ayuntamientos de la provincia como a los vecinos y vecinas que residen en la misma, la Diputación Provincial de Albacete dará luz verde a un paquete de medidas económicas que permitirán el retraso en los pagos de los impuestos.

De este modo, desde la institución se continúa avanzando en propuestas para disminuir, en la medida de la posible, la incidencia económica que la crisis sanitaria provocada por la pandemia COVID-19 pudiera tener en los hogares de Albacete.

Para llevar a cabo estas actuaciones socioeconómicas el Equipo de Gobierno presentará una propuesta firme al , reunión que se llevará a cabo, de manera telemática, el próximo viernes, 27 de marzo.

Tres medidas de calado socioeconómico

Por medio de esta iniciativa se solicita la modificación del calendario tributario aprobado por el citado el pasado 11 de diciembre. La propuesta del Equipo de Gobierno trata de posponer 15 días el inicio del cobro voluntario del primer semestre y la ampliación del plazo de finalización de la cobranza voluntaria en 32 días. Todo ello, con el fin de facilitar el cumplimiento del pago a los contribuyentes, y a la vez, garantizar los ingresos de los Ayuntamientos.

De este modo, el periodo de pago de la cobranza voluntaria comenzará el día 15 de mayo y se extenderá hasta el 5 de agosto de 2020.

Además, el cargo de los recibos para aquellas personas que los tengan domiciliados no se realizarán hasta la primera semana de julio, un mes más tarde de lo establecido en el periodo habitual.

Desde el Organismo de Recaudación se posibilitarán las tramitaciones de los fraccionamientos de pago de todos los impuestos pudiéndose extender éstas hasta el mes de noviembre.

Los cambios de fecha estipulados en el calendario no van a suponer ninguna alteración en el pago de las entregas a cuenta que la Diputación Provincial de Albacete realiza a los Ayuntamientos de la Provincia a través de Gestalba ya que queda garantizada la liquidez a los consistorios albaceteños para que éstos puedan seguir trabajando y prestando los diferentes servicios públicos con normalidad y de la forma que viene siendo habitual.