El presidente de la Diputación ha explicado que con la formalización de este contrato se da cumplimiento a los compromisos que la Diputación asumió cuando en mayo de 2008 se adhirió a la Carta Europea por la Igualdad, donde se establecía que una de las primera medidas que tienen que adoptar los signatarios de este documento es dotarse de un plan de igualdad en un plazo no superior a dos años desde la firma.

A partir de este momento la empresa dispone de un plazo de dos años para la redacción del Plan, tal y como ha apuntado la diputada de Igualdad, Josefina Navarrete, quien ha destacado que “en su elaboración se aplicará una innovadora metodología que permitirá que el documento no sea un mero manual, sino el punto de partida de un proyecto con vocación de continuidad cuyo principal objetivo es garantizar que las políticas y acciones que lleva a cabo la institución provincial se realicen desde la perspectiva de género, y por tanto, tengan un impacto igualitario en la ciudadanía”.

Respecto al plan de trabajo que se desarrollará por parte de la empresa, la diputada ha explicado que se basará en una metodología de investigación y análisis cualitativo utilizando para ello entrevistas en profundidad con el personal político y técnico, así como a través del estudio de la información procedente de fuentes secundarias.

Una vez analizados los datos recogidos conforme a los indicadores de género se realizará el diagnóstico que dará pie posteriormente al Plan de Igualdad.

La diputada de Igualdad ha señalado que lo que se busca no sólo va orientado hacia el exterior, sino también hacia la propia Diputación, donde la intención es que se produzca un cambio en la forma de trabajar.

Tanto el presidente de la Diputación como la diputada de Igualdad, han recordado que en este mandato ya se han impulsado algunas medidas concretas para erradicar discriminaciones detectadas, como es la edición de una Guía para el uso de un lenguaje no sexista en la Administración destinada principalmente al personal de todos los servicios de la Diputación para su aplicación a la hora de elaborar escritos, solicitudes, formularios y demás documentación, si bien las recomendaciones que figuran en dicha guía todavía no se aplican en muchos casos.

Este es un ejemplo por tanto de los muchos aspectos que se deben corregir, y que se recogerán en el Plan de Igualdad.