El problema más grave que tiene este pequeño pueblo de 300 habitantes son las pérdidas en la red de abastecimiento, lo que ha provocado el hundimiento de una casa, ahora convertida en un solar, sobre el que la familia acaba de comenzar las obras de reconstrucción de su vivienda.

No es la primera casa del pueblo que se ve afectada por las roturas de las tuberías, pues la alcaldesa tiene informes técnicos recientes de la Diputación, que le aseguran que se vienen perdiendo 200.000 litros de agua al día, desde hace años.

Con las obras de este año, se pretende renovar buena parte de la red, que está totalmente obsoleta, para lo cual la Comisión de Obras Públicas de la Diputación ya ha aprobado otra ayuda extraordinaria de 6.000 €.

Las calles sobre las que se va a actuar son calle Olmo, Guadalajara, Puente y Alcalá del Júcar, tal y como informó la alcaldesa en su recorrido por el municipio.