Las firmas de y de han rubricado, este martes 18 de octubre, un nuevo capítulo del convenio de colaboración entre la Diputación de Albacete y Cruz Roja. En esta ocasión, la ayuda asciende a 125.000 euros y conlleva que se pueda seguir avanzando en la imprescindible labor que Cruz Roja realiza en favor de quienes más dificultades encuentran cada día entre nosotros.

El presidente de la Diputación de Albacete, Santiago Cabañero, también ha aprovechado la ocasión para agradecer a Cruz Roja su participación en la Mesa Social que recientemente creó la máxima institución provincial para distribuir, de la manera mejor y más efectiva posible, los 600.000 con que fue dotada.

Pero, sobre todo, Cabañero ha querido agradecer a Cruz Roja su esfuerzo al llevar a cabo la que ha calificado como “la parte más difícil del trabajo”. Así, ha incidido en que “tenemos que ser nosotros, las instituciones, quienes os agradezcamos a vosotros lo que hacéis, porque nosotros hacemos ‘lo fácil’, que es poner los recursos económicos (aunque, seguro, insuficientes), pero vosotros hacéis la parte realmente complicada del trabajo, que es llevar todos esos recursos a la calle y ponerlos en manos de quienes los necesitan a través de iniciativas concretas y de todo tipo”.

Por su parte, el presidente provincial de , Eloy Ortiz, ha explicado cómo han percibido que “las situaciones de necesidad se han cronificado en la sociedad: antes las familias acudían a Cruz Roja a pedir determinada ayuda y, tras participar temporalmente en alguno de los programas que brinda, salían de ellos de vuelta a ‘la normalidad’ pero, ahora, permanecen en esos programas porque continúan sus dificultades”.

Por eso resultan imprescindibles estos 125.000 euros que se van a destinar fundamentalmente al Plan de Intervención Social y al Programa de Atención a Personas en Extrema Vulnerabilidad. Por ejemplo, estos fondos van a permitir que en Albacete capital, las 13 Asambleas Locales de Cruz Roja en la provincia y sus zonas de influencia, se puedan llevar a cabo acciones encaminadas a facilitar el acceso a la alimentación a personas en situación de extrema vulnerabilidad; a escolarizar en su etapa obligatoria a niños y niñas en dificultad social (y ayudarles a lograr el éxito escolar); a ayudar a personas en situación de extrema vulnerabilidad a mantener unas condiciones de habitabilidad e higiene saludables; y a mejorar la empleabilidad y las oportunidades laborales de personas en riesgo de exclusión y de otros colectivos alejados del mercado laboral.

“Un punto y seguido” (como ha dicho Eloy Ortiz), en la colaboración entre Diputación y Cruz Roja porque ambos están dispuestos a ir de la mano poniendo rostros a las frías cifras de la necesidad y trabajando por sacarlos de las situaciones que los acucian.