El salón de plenos del ha acogido el acto de imposición de la Cruz Distinguida de al que, durante diez años, fuera decano del Colegio de Abogados de Albacete, . Ante una sala abarrotada de compañeros, familiares y amigos (y en la que ha estado también la presidenta autonómica, Mª ), quienes iban haciendo uso de la palabra han ensalzado la calidad humana y profesional del protagonista del acto.

En primer lugar, el Fiscal -la Mancha, ha manifestado, entre otras alabanzas que “el que se premie esos diez años al frente del Colegio de Abogados de Albacete es una cuestión de justicia” y, el sucesor en ese cargo del hoy distinguido, Julio , ha asegurado que “éste es el reconocimiento a un gran abogado de nuestra tierra, que se une así a otros grandes abogados de otras grandes sagas de este territorio a los que todos los abogados de Albacete admiramos, reconocemos y como los que queremos llegar a sentirnos”.

En esa línea han ido también las palabras de la presidenta regional que, durante su discurso, ha elogiado el trabajo de Serrano Siquier y su sentido de la Justicia como servicio público: “Haber impuesto físicamente este reconocimiento –ha afirmado Mª Dolores de Cospedal- significa mucho más cuando es a una persona que ha hecho de la práctica de su profesión, una vocación y un servicio a los demás”, añadiendo que “José Serrano ha sido durante todos estos años de ejercicio profesional un abogado que sabe que la Justicia, para ser Justicia, ha de ser igual para todos, y que ha luchado por ello en todo momento, contribuyendo así a dar esplendor a su profesión”.

Por su parte, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-la Mancha, , ha aprovechado también para poner en valor, junto a la propia figura del hoy homenajeado, la del colectivo de abogados al manifestar que “el papel del abogado es piedra angular en la fortaleza de nuestro Estado de Derecho”.

Un emocionado José Serrano (el más joven de los decanos que, hasta el momento, ha tenido el Colegio de Abogados de Albacete), ha plagado su discurso de agradecimiento (y de la sorpresa que le causó conocer que recibiría este reconocimiento, solicitado por sus propios compañeros según acordaron en Junta de en abril del pasado año): “El que el origen de esta Cruz que me han impuesto partiese de mis propios compañeros, es algo que guardaré en mi corazón para siempre” ha afirmado, admitiendo (haciendo gala, una vez más, de la humildad que los le conocen, le saben) “no saber qué motivos he podido tener yo para merecer tan alta distinción”.

Haciendo gala, en sus palabras, de los valores que le inculcaron desde la infancia y que ha puesto en práctica en cada minuto de su vida profesional, Serrano Siquier ha hablado de su vocación por su trabajo y ha expresado sentirse “muy orgulloso de pertenecer, desde que comencé el ejercicio de mi profesión, al Turno de Oficio, porque creo firmemente que la abogacía ha de servir para aconsejar y defender a los más vulnerables”.

En definitiva, ha sido un acto emotivo y cercano, digno reconocimiento a un gran profesional de la Justicia en Albacete quien, emocionado, ha dedicado esta Cruz Distinguida de San Raimundo de Peñafort a sus compañeros y, sobre todo, a su mujer y su hija.