La calificaba la propia presidenta regional como “una mañana muy importante para Albacete, Castilla-la Mancha y España” con “una gran noticia para los amantes de la Cultura”. Y, el anuncio, no ha defraudado: ante la presencia del director del Museo Thyssen-Bornemisza () y de los artistas Isabel Quintanilla, Julio López, Francisco López y el siempre ligado a Albacete Antonio López, Mª Dolores de Cospedal ha anunciado que el mítico edificio Fontecha se convertirá en el Museo de Arte Realista de Albacete, haciendo así de la ciudad “la referencia del Arte Figurativo español”, ha manifestado

Y es que se suma así en Albacete, tal y como ha subrayado de Cospedal, “una de las mejores bienales de arte figurativo” a la prestigiosísima Cátedra que brinda el propio Antonio López y, ahora, a este Museo que completará un escenario que, tal y como ha asegurado la presidenta, “convierte a Albacete en referencia”, gracias al compromiso de estos artistas con la causa: tanto Antonio López como Isabel Quintanilla, Julio López y Francisco López, colaborarán con sus obras y con su deseo de trabajar “para que sea un Museo vivo, que mire también hacia el futuro dando cabida a nuevos artistas”.

Después ha tomado la palabra él, El Maestro de Maestros, Antonio López, para subrayar algo en lo que también había incidido de Cospedal: la necesidad de darle el sitio que corresponde a nuestro Arte Figurativo, históricamente desplazado. Un emocionado Antonio López ha asegurado no creerse todavía que algo así vaya a ser posible en su Albacete.

Este Museo nace “con vocación -tal y como ha declarado de Cospedal- de ser nacional”. La presidenta ha asegurado que el Ministerio está receptivo sobre la posibilidad de participar en un futuro. De momento, lo hacen el Ayuntamiento, la Diputación Provincial de Albacete y el . Ya han comenzado los trabajos para ponerlo en marcha, si bien no se han planteado fechas todavía (si bien de Cospedal ha asegurado que se lo toman “sin prisa, pero sin pausa”).

El edificio Fontecha que lo albergará es propiedad de la Cámara de Comercio y será comprado por el Ejecutivo Autonómico para cumplir su nuevo fin dentro de un proceso de negociación que, muy posiblemente, tenga presentes los aproximadamente 5 millones de euros de deuda que tiene la institución cameral.