Los hechos ocurrieron, según recoge el escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso , el 23 de junio de 2014.

El acusado, aprovechando que su hija menor, que entonces tenía nueve años, estaba con él en su domicilio durante el periodo vacacional, cuando ésta se encontraba durmiendo con él, aprovechó para presuntamente abusar de ella.

Le bajó los pantalones del pijama y le colocó el pene en su zona íntima, frotando el mismo contra la pequeña, causándole un discreto eritema en la zona vulvar. Fue la de la menor quien presentó denuncia por estos hechos ante el juzgado, el 10 de julio de 2014.