Este fin de semana se ha disputado en el Circuito de Jerez la segunda prueba puntuable para los regionales de velocidad de Andalucía y Castilla-La Mancha, así como para el Campeonato Interautonómico de Velocidad. Aunque la meteorología no acompañó en exceso los entrenamientos libres del viernes, el sábado, con tiempo inestable se pudieron celebrar los cronometrados para las carreras de ese mismo día y del domingo.

Además de los Campeonatos y Copas de 600 y 1000 cc, los jóvenes de la Copa Hawkers se estrenaron en el circuito andaluz a doble manga, mientras que las carreras de la Yamaha R1 Cup y las Clásicas, esta vez sí, pudieron disputarse. Recordamos que en Albacete el viento y la lluvia torrencial lo impidieron el pasado 17 de marzo.

Participación albaceteña

Hasta cinco pilotos, cuatro en Clásicas y uno en Yamaha, se desplazaron hasta el Circuito de Jerez para competir y su papel puede calificarse como muy bueno, aunque solo tres de ellos pudieron terminar la prueba en la que se inscribieron por distintos motivos.

Mala suerte para Luis Díez en la Yamaha R1. Después de calificar en los entrenamientos con el decimotercer mejor tiempo, en la salida del sábado perdió el control de su moto y sufrió un aparatoso accidente en el que moto y piloto salieron volando por los aires. El albaceteño tuvo que ser trasladado al hospital y la carrera se paró con banderas rojas por lo que hubo de darse una nueva salida. Díez se ha fracturado cinco costillas y la escápula derecha, pero ya piensa en la próxima cita en Aragón por lo que queda claro que el accidente no ha podido con sus ganas de competir en los circuitos.

Tampoco salió a competir Piqueras en Maxiclasics. Hacía una semana que practicando Supermotard en , el manchego tuvo una caída y se fracturó un par de costillas, por lo que a pesar de entrenar y clasificarse para carrera, decidió, previa consulta con la dirección de carrera, ceder su moto al compañero que había roto una biela de la suya.

De esta forma, ‘Pancho’ salió y redondeó con la de Pedro Pablo una gran actuación, quedando séptimo en la clasificación absoluta y quedando tercero del Manchego por detrás de Carlos Carreira y de un intratable , que con su Ducati dominó todos los entrenamientos, la carrera y hasta se hizo con la vuelta rápida.

El Pájaro Hernández comentaba que el Circuito de Jerez le gusta especialmente ya que “hay un par de curvas que son espectaculares y en las que se disfruta mucho. Es un circuito del Mundial y eso te hace sentir diferente”. Enrique Hernández dice haberse sentido ‘especial’ todo el fin de semana “la moto, gracias a la asistencia mecánica de , padre e hijo, ha ido fantástica, y yo solo me he preocupado de abrir gas y marcar mi ritmo. Lo hice en los entrenamientos y después en la carrera, aunque a las tres vueltas ya tenía doblados, sabía que mi ritmo era superior y tenía que hacerlo valer”.

Del elenco de pilotos albaceteños, falta por mencionar a , hermano de y Marcelino García Blázquez, que en la categoría de Clásicas, acabó quinto en la Copa de España Montesa.