Según ha informado la Delegación del Gobierno en una nota de prensa, el 4 de abril se perpetraron tres robos; dos en entidades bancarias y otro en una panadería del barrio El Pilar. En el primero de los hechos, el autor, tras esperar su turno en la cola del banco, se acercó al mostrador simulando no poder hablar y mostró una nota manuscrita amenazando a la empleada, al tiempo que dejaba una bolsa de plástico negro, donde debía introducir el dinero.

Recibió una negativa por respuesta, y se marchó. Poco después, repitió la maniobra en una segunda oficina bancaria, donde recibió la misma contestación. Minutos más tarde, en una panadería logró intimidar a la empleada, que le entregó la recaudación.

La investigación policial se orientó hacia un delincuente poco conocido, que podría reiterar los robos debido al reducido botín obtenido esa mañana. Se estableció un dispositivo en la zona para tratar de identificarlo.

ACTUACIONES

El 9 de abril, volvió a actuar en una panadería, donde repitió el sistema logrando apoderarse de la recaudación. El día 12 de abril, volvió a intimidar a una empleada de otra panadería, sin que el dispositivo policial pudiera detectarlo.

El 13 de abril repitió la operación en una panadería. Y el día 20 de abril, por séptima vez, en esa ocasión mostrando un cuchillo, intimidó a otra empleada de un despacho de pan para llevarse el dinero.

El 27 de abril, como consecuencia de las vigilancias y gestiones en el barrio El Pilar, se pudo identificar a un sospechoso, F.J.J., con 27 detenciones en su haber, que estaba reclamado judicialmente para cumplir una condena, por lo que fue ingresado en la prisión de Albacete.

Con el presunto autor de los robos en prisión, se han concretado las investigaciones para determinar que, efectivamente, podría estar implicado en todos los hechos delictivos cometidos durante el mes de abril.