A ello añade, según apunta Amithe en nota de prensa, que es necesario replantear el proyecto del museo nacional de las artes circenses en Albacete y en el , recuperando la inversión concedida a la ciudad de más de cuatro millones de euros.

Asimismo, ha trasladado al Ayuntamiento de Albacete la necesidad de completar el equipo personal y técnico del Teatro-Circo, cubriendo los puestos que sean necesarios para el correcto funcionamiento de un espacio teatral y circense de referencia y singularidad internacional.

Plantea el modelo de gestión para salvar las futuras diferencias políticas, aconsejando la creación de una y todas las partes acuerdan unánimemente la necesidad de promoción del valor del Teatro Circo de Albacete, como “joya de la corona” de la ciudad, reconociendo que aún queda mucho por hacer en este terreno.

Los expertos consideran clave el apoyo y sustento público del Festival Internacional del Circo de Albacete, por su singularidad al celebrarse en el más antiguo del mundo, y la necesidad de que todas las administraciones públicas aúnen fuerzas en su logro.

Especial urgencia requiere la renovación del sistema de calefacción y refrigeración de la sala, “claramente obsoleta” y se acuerda la necesidad urgente de encargar un estudio por el Ayuntamiento de Albacete para la colocación en el centro de la sala de una infraestructura escénica ‘ad hoc’ para espectáculos circenses que asegure a los artistas y la proyección de números circenses aéreos.