Según este cuerpo militar, la actividad de este jueves fue “una excelente oportunidad” para evaluar las capacidades de la Base Aérea de Albacete y del Tactical Leadership Programme (TLP), para acoger un ejercicio con aviones de quinta generación, como son los F-22 de la USAF.

DOS MISIONES COMO ENTRENAMIENTO

El ejercicio consistió en dos misiones independientes tras efectuar los F-22 una misión de reabastecimiento en vuelo. Después del despegue inicial de dos Eurofighter del Ejército del Aire de la Base Aérea de Albacete, efectuaron una misión con uno de los F-22. Ya en la zona de trabajo, se efectuaron maniobras de ‘combate disimilar’, es decir, entre cazas de distintas características.

Al mismo tiempo, un F-18 del Ala 12 despegó desde la Base Aérea de () para reunirse en zona con el segundo F-22 americano y realizar el mismo tipo de misión.

Seguidamente los dos Eurofighter del Ala 14, en misión de policía aérea, localizaron la traza correspondiente al F-22 y realizaron maniobras de interceptación para su posterior identificación. Ante cualquier acción ofensiva del avión atacante efectuaron maniobras defensivas y de coordinación en pareja para mantener la zona de control del enemigo.

Una vez realizado el trabajo en el sector, cada F-22 americano se reunió con la pareja de cazas españoles asignados y procedieron para el aterrizaje en la Base Aérea de Albacete.