Casi una veintena de comerciantes han iniciado hoy en FEDA un curso en redes sociales, convocados por la de Albacete, con el fin de conocer las posibilidades que estas plataformas ofrecen al desarrollo y productividad del pequeño comercio.

La transformación digital del comercio minorista supone la implantación y uso de tecnologías en los procesos y actividad cotidiana del negocio. Esta implantación va más allá de disponer de una página web. La transformación digital debe ser un cambio intrínseco en el comercio, en sus gestores y empleados.

El proceso de transformación digital puede suponer una oportunidad para el comercio tradicional. La tecnología permite a los comerciantes conocer en mayor detalle las necesidades y deseos de sus clientes, así como atraer a nuevos clientes y fidelizarlos. De este modo, el comercio minorista puede diferenciarse de su competencia más severa: grandes superficies físicas y grandes compañías nativas digitales.

La digitalización del comercio minorista incluye todas aquellas acciones orientadas a innovar y adoptar nuevas tecnologías digitales como el comercio electrónico o softwares de gestión. Se trata de un proceso conformado por un amplio conjunto de acciones que deben implantarse de forma gradual y con una estrategia de negocio a largo plazo.

Entre las principales tecnologías que dan apoyo a la estrategia de transformación digital se encuentran herramientas de seguridad, desarrollo web, redes sociales, aplicaciones móviles, software de gestión y análisis y otras tecnologías emergentes.

Los resultados del estudio de mercado “Situaciones y necesidades del comercio tradicional para competir en el entorno digital” (realizado por la el pasado año dentro de las acciones de promoción del comercio local) han permitido conocer la situación actual en la que se encuentra el pequeño comercio en Albacete:

Se detectó una bajo nivel de digitalización en el comercio minorista, de tal modo que un 29,00% de los comercios no tiene página web ni intención de realizarla.

A pesar de que un alto porcentaje de las empresas encuestadas, dispone de redes sociales (79,60% de los encuestados), se aprecia una falta de planificación en las acciones y no se mantiene una actividad constante a través de este canal. El 69,89% de los comercios no se ha planteado ninguna estrategia digital ni un plan de acción a desempeñar en este sentido.

Se observó que el comercio local no realiza acciones de promoción y comercialización. De modo que no dan visibilidad a sus productos/servicios a través de las herramientas digitales disponibles (redes sociales, publicidad digital, posicionamiento en buscadores, etc.). En este mismo sentido, los comercios tampoco disponen de personal interno que gestione o supervise estas acciones.

En este sentido, se detecta la baja contratación de servicios externos de marketing digital. Solo el 18,28% de los comercios encuestados ha contratado a una agencia o a profesionales para que gestionen sus actuaciones digitales.

El 40,86% de los comercios de Albacete no destinan presupuesto a realizar acciones

de digitalización. Las principales barreras a la digitalización que resaltan los comerciantes son la falta de presupuesto, falta de conocimiento, empleados sin capacidades y falta de tiempo.

De esta manera, se entendió desde FEDA y la Federación de Comercio que se hace necesario ofrecer formación especializada en diferentes herramientas digitales, cómo planificar la estrategia de contenidos en redes sociales, cómo diseñar imágenes y contenido, tal y como se reflejan en las conclusiones del citado estudio. De ahí la importancia de realizar esta formación básica sobre “Estrategias en redes sociales para el pequeño comercio”.