Esta ‘Feria con historia’ venía siendo ‘de Interés Turístico Internacional’ desde el año 1967 pero, gracias al buen hacer de todos y cada uno de los albaceteños que la hacen posible y (cómo no) a todos y cada uno de los visitantes que la disfrutan sintiéndola también suya, fue el 1 de septiembre de 2008 cuando la ciudad vivía un hito en torno a su querida Feria al ser reconocida ‘de Interés Turístico Internacional’.

Tal y como exigen los requisitos de la Orden Reguladora de la propia declaración, la Feria de Albacete cuenta con una acreditada antigüedad y continuidad de al menos tres siglos; con el arraigo popular (plasmado, por ejemplo, en una participación masiva de la ciudadanía y de en torno a 800 asociaciones); con los rasgos de la originalidad y la diversidad; con la repercusión en medios de comunicación nacionales e internacionales; y con más de cuarenta años de declaración ‘de Interés Turístico Nacional’. Cualidades todas estas que, de manera bien merecida, le valieron dar un paso más en ese escalafón para ubicarse entre las Ferias más destacadas a escala mundial (con la consiguiente proyección turística y económica que esto ha supuesto no sólo para la ciudad, sino para la provincia y toda la región castellano-manchega).

El origen de la Feria de Albacete se encuentra en 1375, cuando Albacete se separa de Chinchilla y se convierte en ‘villa’, adquiriendo oficialmente el derecho a celebrar una feria anual, otorgado por el Marqués de (si bien ya se tienen noticias de la existencia de una feria anual en Albacete desde 1200). El 6 de marzo de 1710, el Rey concedió el privilegio de ‘feria franca’ por término de 4 días (del 7 al 11 de septiembre); en 2010 la ciudad, la provincia y la región se volcaron en la celebración del III Centenario de aquel reconocimiento como ‘feria franca’ y, de la mano de su merecida internacionalidad, ésta ha logrado hacerse un hueco no sólo en nuestro país, sino en otros rincones del mundo a los que el nombre de Albacete llega a través de su Feria (y desde donde nos visitan gentes que, en todos los casos, se marchan gratamente sorprendidos con la experiencia y dejándonos la promesa de regresar).

Los prolegómenos tradicionales en cada Feria de Albacete

Muchos son los atractivos que a lo largo de sus diez días (y sus noches) ofrece la Feria de Albacete. La cita con la ‘Septembrina’ ofrece en su programa de actividades ‘oficiales’ en torno a unas 300 cada año, atendiendo a todas las edades y a todos los gustos, y distribuidas tanto por la mañana, como por la tarde y por la noche, con el objetivo de lograr que siga siendo una feria de todos y para todos.

El contenido de ese programa oficial de la Feria y la tradicional distribución del mismo en formato papel (ya que está disponible también vía App y de modo digital) tiene lugar en los días más próximos al 7 de septiembre y desde el propio Ayuntamiento (donde ya desde horas antes al reparto de ejemplares, los vecinos hacen largas colas para hacerse con su programa). También en las jornadas previas se conoce quiénes conforman las tres parejas de Manchegos que representarán durante ese año a los hombres y mujeres de Albacete en todos y cada uno de los actos oficiales que se celebren y siempre convenientemente ataviados con el traje típico de Manchego y Manchega, respectivamente.

No es, sin embargo, hasta la misma noche del 6 de septiembre cuando se conoce cuál de esas tres parejas se convierte en la de ‘Manchegos de la Feria’ y qué dos quedan como sus ‘Manchegos de Honor’; sucede durante un acto que tiene lugar habitualmente en la mítica Plaza del Altozano tras proclamarse el pregón de la correspondiente Feria desde el balcón del Museo Municipal de la ciudad y a cargo de la personalidad que sea seleccionada para tal misión (suele ser un personaje destacado por su trayectoria profesional o su vínculo a la propia ciudad y, cada año, es elegido por uno de los Grupos políticos que integran la ).

La Cabalgata que abre el camino

Tras esa noche (sin duda, ya especial para todo albaceteño), el 7 de septiembre marca el inicio de la Feria de la ciudad al son de la Cabalgata de apertura que discurre desde la Plaza de hasta la misma explanada del Recinto Ferial, con miles y miles de participantes acompañando en el recorrido a la Patrona, la Virgen de Los Llanos hasta la que será ‘su casa’ durante los diez días de Feria: la capilla que se ubica en el corazón del Recinto y por la que durante esas jornadas discurre multitud de paisanos y visitantes para presentarle sus respetos.

La Cabalgata da inicio con el “Himno a la Santísima Virgen de los Llanos” interpretado por la Banda Sinfónica Municipal de Albacete (acompañada por el Orfeón de la Mancha, el Universitario, A , Schola Cantorum, Coral AECC y Coral Voces del llano) y la suelta de palomas, que marcan el comienzo del recorrido que une ese punto con la entrada del Recinto Ferial mediante el color, la alegría, la música y la diversión que año tras año saben protagonizar a la perfección los participantes de la Cabalgata (y quienes disfrutan de ella a su paso, como espectadores).

Unas 57 carrozas conforman el desfile (contando la Municipal que, como es habitual, traslada tanto la pareja de ‘Manchegos de la Feria’ como las dos parejas de ‘Manchegos de Honor’). La música está presente al son de cerca de una veintena de charangas y de la Banda Sinfónica Municipal de Albacete. Tampoco falta el colorido que, a raudales, inunda el recorrido (tanto a través de los trajes típicos por los que se decantan muchos de los participantes, como del atuendo propio de cada ‘peña’ y de los más de 2.000 kilos de confeti y 200.000 rollos de serpentina que el Consistorio dispone cada año para la ocasión).

El trayecto está marcado por las risas y la alegría hasta que concluye en la explanada del Recinto Ferial de Albacete con la llegada del final de la Cabalgata, presidido por la imagen de la Patrona, acompañada de los integrantes de la Corporación municipal. Un maravilloso espectáculo pirotécnico de luz y sonido y el tradicional baile de las Seguidillas Manchegas (por parte del Grupo de Danzas Magisterio) antecede al siempre inigualable y especial momento de la apertura que se produce de manos del alcalde (o alcaldesa) de la ciudad, abriendo oficialmente la mítica ‘Puerta de Hierros’ y, con ella, la Feria, y acompañando posteriormente a la Virgen de Los Llanos hasta su capilla donde él mismo la sitúa para que comience a ser visitada por todo aquel que lo desee hasta que la imagen, en la mañana del 17 de septiembre, emprenda de nuevo el rumbo al que es su hogar durante el resto del año: el Ayuntamiento.

Muchas ‘ferias’ en una ‘gran Feria’

Es cuando la Puerta de Hierros se abre cuando, oficialmente, la Feria de Albacete comienza a latir; y lo hace de manera casi incesante hasta que concluye. Dicen quienes conocen esta fiesta que, si se desea, es posible pasar los diez días (con sus noches incluidas) viviendo ininterrumpidamente la Feria por todo lo que ofrece… y puede que sea verdad. Las mañanas se unen con las tardes y se funden con las noches y el posterior amanecer de manera sutil e intensa, y uno tiene en todos y cada uno de esos momentos algo que disfrutar de la Feria si es que las fuerzas se lo permiten.

Son casi innumerables los colectivos que, durante los diez días de Feria, trasladan a ella sus ‘sedes’ y, en conjunto, se ofrece un sinfín de actividades para diferentes edades y gustos que siempre son bien acogidas y que, junto a las programadas de forma oficial desde los organismos municipales, conforman una ‘cita de citas’ rica y plagada de ofertas que van del ocio a la cultura pasando por las tradiciones y la gastronomía y haciendo escala en posibilidades casi infinitas a lo largo de cada jornada.

La Feria tiene la peculiaridad de aglutinar en sí varias ‘ferias menores’ o temáticas: la ‘feria cultural’ nos brinda una estupenda programación de teatro y espectáculos tanto en el Teatro Circo como en la Posada del Rosario o el Teatro de (en este caso, para el público infantil), además, se celebra anualmente en uno de los días feriales el exitoso (por número de participantes) concurso de Pintura Rápida “Rincones del Recinto Ferial” que desde primeras horas de la mañana deja ver a numerosos artistas plasmando en sus lienzos aquello que más les inspira del entorno y cada jornada se puede disfrutar también del espacio de la Filmoteca con programaciones especiales.

La ‘feria musical’ nos llama a disfrutar de numerosos conciertos cada día, ya sea en la denominada ‘Caseta de los Jardinillos’ (ubicada frente al Recinto Ferial) como en la zona ‘Viva la Feria’ localizada en Los Ejidos, que ofrece cada jornada conciertos destacados y de gran calidad con artistas que van de los más actuales a los más legendarios.

La ‘feria infantil’ reserva multitud de diversión para los más pequeños que, cada mañana y tarde, disfrutan de actividades especiales para ellos en el Parque Abelardo Sánchez o incluso en el propio Recinto Ferial (donde existe, por ejemplo, una divertida ludoteca); además, cada Feria reserva un denominado ‘Día del Niño’ en el que los más pequeños pueden disfrutar de las numerosas atracciones que pueblan el paseo ferial y parte de Los Ejidos a un precio reducido.

También congrega a un buen número de personas los actos integrados en la llamada ‘feria deportiva’, que cada día ofrece citas para los amantes de varias disciplinas y que incluso cuentan con competiciones o torneos especiales de alto nivel. La ‘feria de artesanía’ se ubica en Los Ejidos y concluye con el fallo de los premios a sus participantes pero, al margen del concurso, la Feria reserva artesanía de primer nivel en varios puntos: los propios stands que encontramos en los alrededores del Recinto o los que se ubican en anillo interior, con protagonismo especial para el sector cuchillero, santo y seña de Albacete, y que incluso protagoniza un ‘Knife Show’ de carácter internacional con presencia de artesanos cuchilleros de varios rincones del mundo.

También es muy destacada la ‘feria taurina’, considerada por los amantes del toro como ‘una de las más importantes de España’ y donde se dan cita cada año las principales figuras del toreo mundial.

La bella Plaza de toros de Albacete, obra del arquitecto don y con capacidad para 10.000 espectadores (lo que la cataloga en la segunda categoría administrativa), es su ‘escenario perfecto’, junto al Paseo de la Feria.

Se trata de una joya arquitectónica que inspiró la construcción de otros cosos taurinos (como el de “Las Ventas”, en ). Popularmente conocida como ‘La Chata’, José Mª de Cossío la calificó como “una de las más excelentes de España” en su monumental tratado taurino ‘El Cossío’. Entre el 8 y el 17 de septiembre se celebran grandes corridas que concitan a un buen número de aficionados.

Posteriormente a esta ‘feria taurina’, el Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca entrega los prestigiosos “Premios Taurinos Samueles”, que cuenta con un gran elenco de personalidades en su jurado además de tener al ganadero Samuel Flores como presidente de Honor de los mismos y cuyos toros dan nombre a los premios, los cuales sirven como reencuentro entre numerosas personalidades de diferentes ámbitos, especialmente amantes del mundo del toro y, cómo no, homenajeados, premiados y reconocidos de la Feria Taurina de Albacete.

Igualmente, en el aspecto taurino más ‘popular’, destaca el comienzo de cada mañana ferial con la tradicional suelta de vaquillas en la Plaza para que el público más valiente demuestre su saber hacer sobre la arena del ruedo.

Citas ineludibles

Igualmente, el programa oficial de la Feria de Albacete reserva días especiales para protagonistas muy concretos. Es el caso del ‘Día de la Discapacidad’ que aglutina a todos los colectivos vinculados y al conjunto de la sociedad en una serie de actos muy emotivos que preside la lectura de un manifiesto en el Recinto; del ‘Día del Vecino’, en el que la prepara una serie de actividades que ponen a gala la forma tan intensa en la que todos los vecinos de la ciudad se implican en hacer grande la Feria y, sobre todo, en lograr que todo el que la visite se ‘enamore’ de ella y de la simpatía de sus gentes. Además, cada noche en su stand del Recinto la propia FAVA ofrece espectáculos musicales, teatrales o de danza a quienes se acercan a visitarles.

Igualmente, se intercalan con la variedad de cosas por hacer que supone un día cualquiera en la Feria de Albacete algunos eventos que suponen citas muy seguidas por el público cada año. Para los más religiosos están, por ejemplo, tanto la misa en honor a la Patrona en su día (8 de septiembre) en la , como la misa que tiene lugar en el Recinto Ferial en la mañana del 17 de septiembre (última jornada de Feria) y a cuyo término la imagen de la Virgen de Los Llanos inicia el trayecto de vuelta al Ayuntamiento.

También sobresale, sin lugar a dudas, la tradicional ‘Ofrenda de Flores’ que desde 1978 viene organizando la famosa peña ‘El Templete’ y que concita a unas 25.000 personas en la mañana del último domingo de Feria (en el caso del que el calendario establezca que hay dos fines de semana; de no ser así, se celebra en el único domingo ferial). Ataviados con los trajes típicos, niños, jóvenes y mayores acuden en peregrinar hasta las inmediaciones de la capilla de la Virgen de Los Llanos en el Recinto para llevarle flores mientras las danzas y canciones típicas engalanan el momento en el que es, para muchos, uno de los días más lucidos y especiales de la Feria.

Otras citas destacadas, con el aspecto más folclórico de la Feria, tiene lugar cada madrugada en Los Ejidos, con el baile de las tradicionales Seguidillas Manchegas por parte todos los ciudadanos que quieren participar (y que lo hacen cada vez en mayor número), organizado por el Grupo de Danzas Magisterio. Igualmente, un día de Feria está dedicado a la ‘Exaltación del Traje Manchego’ en un acto que cada año concita a más público y que protagoniza el Grupo de Folklore ‘Abuela Santa Ana’.

Otro de los momentos más esperados cada año tiene lugar una de las noches feriales en el Templete de la Música del denominado Parque Lineal donde la Banda Sinfónica Municipal de Albacete protagoniza un maravilloso espectáculo piro-musical en el que interpreta en directo varias composiciones al son de los fuegos artificiales que bailan al ritmo iluminando el cielo albaceteño y emocionando a todo el que puede ser testigo.

Y al igual que es especial la apertura, lo es (aunque por todo lo contrario) la clausura de la Feria. De nuevo es el alcalde (o alcaldesa) del momento el encargado de, en este caso, girar la mítica llave hacia el lado contrario al que lo hiciera apenas diez noches antes, cerrando así la ‘Puerta de Hierros’ y la Feria hasta el próximo año. Un momento que reúne a buen número de albaceteños que, mientras ven ese enorme portón moverse hasta cerrar sus hojas, muestran su tristeza y también comienzan a esperar la próxima cita, con grandes deseos (porque en Albacete hay mucha gente que asegura que los años se cuentan por Ferias)…

Algunos datos curiosos sobre la Feria de Albacete

  • Se entiende la Feria como una de las mayores empresas de la ciudad de Albacete; de hecho, durante sus diez días ha sido capaz de generar un volumen de negocio cercano a los 65 millones de euros en años aún de crisis.
  • Se considera una Feria muy segura, gracias al indispensable trabajo llevado a cabo los profesionales del dispositivo de seguridad de la Feria -, , Bomberos, , sanitarios, así como los voluntarios de Protección Civil y Cruz Roja-; en 2015, por ejemplo, la realizó 1.696 intervenciones durante la Feria (lo que supuso un descenso del 26,35 por ciento con respecto a la Feria anterior), destacando que del total de actuaciones, las más numerosas han sido las relacionadas con problemas de tráfico, (que ascendieron a 737).
  • En esos niveles de seguridad influye muy directamente el trabajo de prevención realizado por los efectivos del cuerpo de bomberos los días previos, con más de 1.150 horas destinadas a la prevención de todas las instalaciones contra incendios del Recinto Ferial y su entorno, el replanteo de las vías de evacuación, la elaboración del Plan Especial de Feria o la comprobación de las condiciones de seguridad de las casetas de Feria.
  • Se trata de una Feria cuya participación va en aumento: entre el 7 y el 17 de septiembre de 2015 transitaron por el Recinto Ferial y sus inmediaciones algo más de dos millones y medio de personas, según datos facilitados por la Policía Local. Sólo durante el fin de semana un millón de visitantes pasó por ella.
  • 48.000 personas utilizaron el servicio especial de Feria de autobús urbano en 2015.
  • La Feria Taurina 2015 citó a más de 67.000 asistentes.
  • Cerca de 250.000 disfrutaron en 2015 de las actividades organizadas por el Ayuntamiento durante la Feria (entre conciertos, festivales de folklore, títeres, , ofrenda de flores, corrida, o vaquillas).
  • 400.000 unidades de los deliciosos y míticos ‘Miguelitos de La Roda’ son consumidas cada año sólo en la Feria de Albacete.