Eugenio de Mora

El toro que inauguró la Feria de Albacete no tuvo fortuna a la hora de prestarle juego al torero de Toledo, Eugenio de Mora. Toro con poco juego y con peligro al herir al picador de la cuadrilla de Eugenio, Marcial Rodríguez. Fue herido en la zona escrotal, propinándole una cornada de 15 y 30 cm de trayectoria. Toro con mucho peligro y sin opción ninguna. El torero de Mora quiso agradar al público albaceteño intentando el trasteó con la muleta por ambos pitones, pero el “Santa Coloma” no quiso entrar en la canasta. Toro muy complicado y con peligro, sin opciones para el triunfo. Después de despacharlo recibió una ovación por parte del público albaceteño.

El cuarto de la tarde tampoco salió con ninguna opción. Toro complicado, descastado y sin trasmisión ninguna a la hora del trasteó. Después de los primeros tercios, al que ya vio de salida que no tenia clase para el triunfo, el toledano intentó trastearlo con la muleta, pero el toro se le quedaba en los tobillos sin ningún lucimiento y ortodoxia torera. Al matarlo de mala manera en los blandos, recibió, por parte del público de Albacete, pitos.

Manuel Escribano

El sevillano estuvo acertado con el segundo de la tarde. Tras un puyazo largo, cambia el tercio. Cogió las banderillas y realizó un tercio merecedor del clamor popular del público albaceteño. Tras los primeros tercios, y brindar el toro, cogió la muleta y probando por ambos pitones supo entenderlo y ganarle el terreno. Sacó su raza torera y le propinó varias tandas por ambos pitones que le hizo merecedor de la oreja de su enemigo.

El quinto salió noble y repetidor. Fue un toro algo “asaltillado” y ligero de carnes. El de Gerena lo trasteó muy bien en los primeros tercios de la lidia. Uno de los pares de banderillas fue muy ceñido a tablas a punto de engancharlo por el hombro. Tras sacar raza, trasteándolo con torería y con decisión, relizándole sendas tandas por ambos pitones, hubiese salido a hombros con su compañero de cartel, de haber sido más eficaz con los aceros. De esta manera se queda en una ovación por parte del público albaceteño.

Joselito Adame

El tercero de la tarde ha sido sin lugar a duda el mejor toro de la corrida. Fue un toro encastado y de estampa “asaltillado”. El torero mejicano lo supo entender, sacando raza y torería. Tras los primeros tercios de la lidia, y brindar el toro al respetable, se dispuso a coger la muleta para realizar su faena en redondo. Potable el pitón derecho, pero sobre todo el izquierdo. Profesionalidad y maestría por parte de Adame. Soberbio estoconazo recibiendo, fue merecedor de la oreja de su enemigo.

El que cerró plaza fue un toro con nervio y raza pero Adame supo plantarle cara y decisión. Un extraordinario quite por “chicuelinas” ha sido merecedor de una gran ovación por parte del respetable. Lo recibió con la muleta muy seguro de lo que estaba haciendo. Predisposición por parte del torero mejicano ante el astado encastado de la Quinta. Tras sendas tandas por ambos pitones se volcó en el morrillo tirándolo patas arriba sin puntilla. Oreja merecida y salida a hombros en la apertura de la Feria de la Virgen de los Llanos.