Estas fiestas arrancan el 30 de mayo en honor de su excelsa patrona . Hasta 1802 se celebraban en el Santuario de Belén, y es en esta época cuando se decide trasladarlas a Almansa. El extenso programa de actos, por la Agrupación de Comparsas de Moros y Cristianos y por la Junta Festera de Calles, comienza el día 30 de abril con la Cabalgata del Pregón y finaliza el día 6 -festividad de la Virgen de Belén- con la Procesión Mayor.

Desde 1975, año en que se celebró el 50 Aniversario de la Coronación de la Virgen de Belén, las fiestas son más participativas, y evolucionan siguiendo una doble tendencia: por un lado están los actos organizados por los , que mantienen la línea tradicional con calles engalanadas, comidas de hermandad, verbenas y su Gran Desfile; por otro, la agrupación de comparsas de Moros y Cristianos, deleita a los espectadores con sus desfiles, especialmente la , el 2 de mayo, que, a los pies del castillo, representa momentos de la Reconquista.

En la actualidad participan más de 3.000 personas que generan un gran ambiente festivo. Existen grupos de trabajo que organizan los desfiles como son El Rincón y Atalaya.

En los actos tradicionales (Rifa de Corderos, Ofenda Infantil, Ofrenda de Flores, Serenata, Batalla de Flores y la Procesión de la Virgen) participa todo el pueblo y en especial dos entrañables asociaciones, como son la y la .