Así lo ha declarado durante la visita que ha realizado a la finalización de las obras de emergencia que el Gobierno regional ha ejecutado en la CM-3203, a la salida de la localidad de Ayna en dirección a de la Sierra, concretamente entre los puntos kilométricos 58 y 59, ha informado la Junta en nota de prensa.

A este punto de encuentro para comprobar la conclusión definitiva de los trabajos también han acudido el director general de Transportes y Carreteras, ; el delegado del Gobierno regional en la provincia de Albacete, ; y el alcalde de Ayna, .

La Consejería de Fomento del Gobierno de Castilla-La Mancha ha invertido 1.551.508,81 euros para la realización de estos trabajos que han durado alrededor de seis meses.

García ha explicado que, ante esta obra de emergencia, “el Gobierno regional actuó de forma rápida y con un criterio claro de garantizar la seguridad en Ayna y para que otros vecinos, como los de Elche de la Sierra, estuvieran comunicados en su vía principal”. Del mismo modo, ha valorado los trabajos en altura de los técnicos y los operarios, obras que ha señalado suponen “una doble responsabilidad”.

La consejera de Fomento ha remarcado que “el Gobierno regional consideró que había que actuar de forma rápida, siempre priorizando, por encima de todo, la garantía de seguridad de los vecinos y los usuarios de la carretera. El esfuerzo siempre es poco cuando se trata de esto”. En este sentido, ha explicado que “de esta forma se soluciona también un problema que podía influir negativamente en este municipio albaceteño, como es el turismo, y que ahora se ve subsanado con la posibilidad de volver a transitar por carretera y conectar con Ayna”.

De cualquier manera, se ha cumplido el compromiso de que estas obras de emergencia estarían finalizadas al acabar el verano, porque “se han desarrollado en plazo y a un ritmo adecuado para asegurar el talud de la roca vertical”, ha apostillado. La consejera pudo comprobar ‘in situ’ los trabajos a principios del mes de mayo. Los técnicos han descartado nuevos desprendimientos y, por tanto, la peligrosidad en la zona, una vez que se ha consolidado la pared principal del talud y colocado la malla para prevenir nuevos incidentes.

Por su parte, el alcalde ha querido “agradecer al Gobierno regional su apuesta por el medio rural y no como ocurría en los cuatro años del mandato anterior, en los que se nos abandonó”. En esta línea, el regidor de Ayna ha ensalzado “la implicación y la celeridad del Ejecutivo de ”, ya que, “no hay ninguna obra con esta envergadura que se haya hecho en este tiempo”.

DESPRENDIMIENTO Y TRABAJOS

La carretera de Ayna se cerró al tráfico después del desprendimiento de bloques de considerable tamaño en un talud de roca vertical el 10 de diciembre de 2016 y así ha permanecido mientras se han desarrollado las obras de emergencia, para lo que fue necesaria la declaración de emergencia y por Resolución de la Consejería de Fomento el 27 de diciembre posterior. Fue a través de la Dirección General de Carreteras y Transportes cuando se encomendaron de forma inmediata los trabajos para resolver la incidencia.

El 28 de diciembre, la dirección general adjudicó estas obras a la empresa . Las actuaciones comenzaron con la retirada del material procedente del desprendimiento y continuaron con la estabilización del talud mediante la realización de trabajos de colocación de malla de triple torsión para proteger a los posibles desprendimientos de rocas, colocación de red de cable de acero en paños para contener los bloques de mayor tamaño o la instalación de pantallas dinámicas como segunda línea de defensa a modo de colchones amortiguadores.

Estas últimas pantallas cumplen una doble función, por un lado, disminuir la superficie a tratar con red de cable y, por otro, como segunda línea de defensa en el caso de que se produjera algún fallo en algunos de los sistemas anteriores.

En aquellos lugares donde ha sido necesario un refuerzo adicional se han instalado bulones de refuerzo de hasta 10 metros de longitud, mientras que la última actuación consistirá en el gunitado, con mortero de cemento, de limpieza de la zona del talud más cercana a la carretera, que se ha completado con la retirada de los bloques de piedra y la reparación de los daños ocasionados en el almacén deportivo aledaño.

A finales del pasado mes de junio se procedía a la reapertura del tráfico en la CM-3203, abriendo una vía de vital importancia para este municipio y los usuarios en sus desplazamientos habituales y que en los meses previos habían visto limitados a casos de urgencias o emergencias, transporte escolar o esporádicas aperturas para particulares.

Antes de reabrirse al tráfico se habían finalizado las obras que implicaban la utilización y ocupación de la carretera, mientras que hasta ahora han continuado los trabajos de consolidación del talud afectado.

NUEVAS LICITACIONES DE REFUERZO DE FIRME

Agustina García ha recordado que antes de que finalice el año 2017 se procederá a la licitación de varias obras en la provincia de Albacete, en la que se han invertido en lo que va de legislatura alrededor de 32 millones de euros.

, ha aprovechado para anunciar que, antes de que finalice este año, se va a licitar el refuerzo del firme en la carretera entre Iniesta-Ledeña, la de Cenizate-Villamalea y la CM-320 de Viveros. La consejera ha expresado que el Gobierno regional “no solo hace obras de emergencia, sino también de conservación en lo que antes no se conservaba en cuatro años del Ejecutivo anterior”.

La consejera de Fomento ha aprovechado para señalar la importancia de la igualdad entre ciudad y municipios en lo que se refiere al acceso a las telecomunicaciones. Por eso, ha anunciado que “antes de que finalice el año, la pedanía de Ayna, Rollo-Odrea va a tener conexión 4G y podrá conectarse al mundo a un solo click’”.