La Fundación Cajamurcia y el pintor albaceteño Cuesta se han alzado con los Premios Solidarios 2010 que entrega el Grupo Multimedia de Comunicación LA CERCA y que cumplen ya su VIII edición. Durante el acto de entrega, que ha tenido lugar en la antigua Fábrica de Harinas de Albacete, el director general de LA CERCA, Manuel Lozano, comenzó su intervención con una cita del escritor Federico García Lorca para poner sobre la mesa la necesidad de lograr una verdadera igualdad social, ya que una sociedad “es más importante cuando predomina la justicia social, la educación en valores y el respeto hacia todas y cada una de las personas”, aseveró. Asimismo, aseguró que tanto la Fundación Cajamurcia como el artista Juan Miguel Rodríguez basan su filosofía de vida en aportar “con mayúsculas” valores altruistas y de solidaridad dignos de poner en valor. Por esta razón y por la esencia que se desprende de su quehacer diario la Fundación Cajamurcia y Juan Miguel Rodríguez han sido los elegidos, en esta ocasión, para alzarse con estos distintivos.

En este sentido, el director general del Grupo Multimedia de Comunicación LA CERCA explicó que “la Fundación Cajamurcia ha venido demostrando a lo largo de los años que la solidaridad no tiene fronteras y que por encima de las raíces de la tierra donde se constituye la mencionada Fundación, existe la idea y el concepto claro de ayudar a aquellos colectivos que más lo puedan necesitar”. Al mismo tiempo, tuvo palabras para su gran amigo Juan Miguel Rodríguez, del que destacó “su compromiso con la sociedad estando siempre abierto a cualquier petición que se le demande en pro de una buena causa”. El acto contó con la presencia de la portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Isabel Rodríguez, el subdelegado del Gobierno en Albacete, Manuel González Ramos, el diputado nacional de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, el delegado de la Junta en la capital albaceteña, Modesto Belinchón, el Defensor del Pueblo de Castilla-La Mancha, José Manuel Martínez Cenzano, el primer teniente de Alcalde de la ciudad, Antonio Martínez, la portavoz del Partido Popular en Albacete, Carmen Bayod, y diversos representantes del mundo político, militar, empresarial y académico que no quisieron perderse este homenaje a la solidaridad.

Por su parte, Isabel Rodríguez, “madrina” de estos premios en más de una ocasión, tal y como apuntó el director general de LA CERCA, Manuel Lozano, agradeció a este grupo de comunicación su iniciativa a la hora de impulsar estos galardones. Asimismo, la portavoz del Gobierno regional, tras declarar que ella “cambia una tarde de fútbol por una solidaria”, destacó que Castilla-La Mancha es la comunidad “más solidaria de España”. Además, según arroja un estudio elaborado recientemente por Cáritas, es la Región que más ha crecido en cohesión social, algo que refleja la apuesta del Ejecutivo regional por las políticas que velan por la protección de los más desfavorecidos.

En este sentido, Rodríguez no quiso dejar pasar la oportunidad para reivindicar un papel más activo de los medios de comunicación, ya que en algunas ocasiones “no dan prioridad a cuestiones como ésta y es importante que lo relacionado con la solidaridad esté en primera línea informativa”. Para la portavoz del Gobierno castellano-manchego, ser solidario significa “ver más allá de nuestros propios intereses personales y enriquecernos con la felicidad ajena”, algo que el Grupo Multimedia de Comunicación LA CERCA conoce muy bien.

En esta ocasión, el premio ha consistido en una escultura de estilo constructivista, obra del artista albaceteño Ricardo Avendaño, con la que se representan, en palabras del autor, “paisajes de la nada”. Al mismo tiempo, los galardonados han recibido una placa conmemorativa en reconocimiento de su labor y, como viene siendo habitual a lo largo de estas ocho ediciones, una navaja artesana realizada por el maestro cuchillero Manuel Fernández Panadés, con la que se representa una de las máximas señas de identidad de Albacete.

“Entre amigos”

El encargado de recoger el premio por parte de la Fundación Cajamurcia ha sido , jefe de zona de en Albacete, quien ha asegurado que “estamos entre amigos porque entre amigos se reconocen las cosas y se trabaja mejor”. En este sentido, cabe destacar la labor que desarrollan desde la Fundación Cajamurcia al apoyar proyectos en pro de los colectivos que más lo necesitan. De esta manera, Roldán recordaba una de sus últimas colaboraciones, una donación de vehículos, en esta ocasión, a la Asociación Afaeps en la localidad albaceteña de Peñas de San Pedro.

Asimismo, el reconocido pintor y artista albaceteño Juan Miguel Rodríguez quiso agradecer este reconocimiento de una forma muy especial. Y es que este artista albaceteño entregó varios de sus cuadros a quienes tuvieron el honor de hacerle entrega de estos premios. Un gesto con el que quedó patente que Juan Miguel Rodríguez es un gran merecedor de este Premio Solidario 2010. Un pintor comprometido con la sociedad a través de sus pinceles, con los que da forma a las desigualdades patentes en la actualidad. Tanto, que este autor cuenta entre sus obras una dedicada a un tema tan polémico como injusto en Castilla-La Mancha, el agua y sus recursos hídricos.

El broche de oro de esta gala de entrega de los Premios Solidarios 2010 ha corrido a cargo del cantautor flamenco Manuel Gerena, nacido en La Puebla de Cazalla (Sevilla) en 1945. Gerena está considerado el máximo exponente del flamenco protesta que surgió entre los últimos años de la dictadura franquista y los comienzos de la transición democrática.

A sus 62 años, Manuel Gerena continúa siendo un artista comprometido con la sociedad. Una sociedad en la que lamentablemente existen muchas injusticias por denunciar y así lo ha querido plasmar en su último libro, ‘Escribir para cantar’, que incluye un CD compuesto por 18 cantes, ’Flamenco con otro sentido’.

Historia de un galardón consolidado

El Grupo Multimedia de Comunicación LA CERCA, coincidiendo con su V aniversario, institucionalizó en el año 2003 sus Premios Solidarios con el objetivo de poner en valor las políticas sociales y de igualdad llevadas a cabo por las instituciones públicas y privadas de Castilla-La Mancha, así como por los particulares cuya solidaridad y conciencia social para con los demás constituyera, por si sólo, un elemento digno de elogio y reconocimiento.

Los premiados en las siete ediciones anteriores de los Premios Solidarios han sido los siguientes:

  • I Edición – Año 2003: La Consejería de Bienestar Social de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y ASPRONA (Asociación para la Atención a Personas con Discapacidad Intelectual).
  • II Edición – Año 2004: Los Operativos Españoles destacados en Misiones de Paz y Ayuda Humanitaria de la Fuerzas Armadas Españolas y el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha.
  • III Edición – Año 2005: El Ayuntamiento de Albacete y COCEMFE-FAMA (Federación de Asociaciones de Discapacitados Físicos de Albacete).
  • IV Edición – Año 2006: AMIAB (Asociación de Discapacitados Físicos de Albacete) y el Doctor D. Julio Antonio Virseda Rodríguez.
  • V Edición – Año 2007: La Asociación Española Contra el Cáncer de la Provincia de Albacete (AECC) y la Obra Social y Cultural de Caja Castilla-La Mancha.
  • VI Edición – Año 2008: El Presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda Fontes, y la Universidad de Castilla-La Mancha.
  • VII Edición – Año 2009: La Fundación Castellano-Manchega de Cooperación y la Cruz Roja en Castilla-La Mancha.

Argumentos de los premiados

Fundación Cajamurcia es una organización sin ánimo de lucro que quiere impulsar, de manera eficiente, el desarrollo social y cultural, además de ofrecer soluciones útiles a necesidades presentes y futuras de la sociedad.

Fundación Cajamurcia se basa en el espíritu de solidaridad y un concepto de cultura entendido como el conjunto de conocimientos y valores en las artes, las ciencias, la tecnología, el patrimonio y el medio ambiente. Realiza proyectos propios y fomenta, con otras instituciones, asociaciones y colaboradores, iniciativas de calidad que tengan una repercusión tanto en su propio ámbito de actuación, como a nivel nacional e internacional. Desde una perspectiva de responsabilidad social, Cajamurcia se compromete, de esta manera, a devolver a la sociedad los beneficios obtenidos en su actividad financiera.

La Fundación Cajamurcia se guía en su labor como institución por una serie de directrices que orientan su actividad:

  • Ser una organización abierta y accesible a toda la sociedad.
  • Conocer las demandas actuales de la sociedad, ser receptiva a los cambios sociales y anticiparse a las necesidades futuras, ofreciendo las mejores soluciones a través de la excelencia.
  • Dar continuidad a las actividades y proyectos impulsados mediante su seguimiento y evaluación.

De acuerdo con esta filosofía, la Fundación Caja Murcia trabaja en la consecución de los siguientes objetivos principales:

  • Fomentar el desarrollo de una identidad regional en la Sociedad.
  • Aumentar la calidad en todos los ámbitos de la vida social.
  • Contribuir a crear un ambiente de innovación en la los territorios donde la caja está implantada.
  • Sensibilizar para el cambio social y fomentar la cohesión social.

Las cajas de ahorros provienen de los Montes de Piedad creados por los franciscanos en la Italia del siglo XV. Mediante la concesión de préstamos sin interés o con un interés muy bajo, frenaron la usura, tomando como garantía alguna prenda que quedaba empeñada. Entre las fuentes de financiación destacaban legados, limosnas y depósitos gratuitos o remunerados, anticipándose, así, a la operatoria más genuina de las Cajas de Ahorros.

En España, los Montes de Piedad tienen un doble origen: institucional autóctono, que se inicia con las arcas de Limosna de Castilla; y otro de influencia italiana: fundación del Monte de Piedad de Madrid por el Padre Piquer, en 1702, que serviría de modelo a los de Salamanca, Zaragoza, Granada, Barcelona… y al de Murcia, fundado en 1720 por el Cardenal Belluga.

Descendientes de estas iniciativas que combaten la usura, nacen las Cajas de Ahorros, en el centro de Europa, en el siglo XVIII, cuando un feudalismo debilitado va cediendo bajo la presión del capitalismo. Las cajas españolas surgen de manera tardía debido a las inestabilidades política y económica propias de una guerra como la de Independencia. Los primeros proyectos de creación de Cajas de Ahorros se sitúan en Valencia (1832), Jerez de la Frontera (1834) y Barcelona (1835). Pero es Madrid la primera Caja de Ahorros que se crea en España, por la iniciativa de la Real Sociedad Económica de Amigos del País (1838). La Caja de Ahorros de Murcia fue fundada en 1965.

Su compromiso y gran labor social llevada a cabo por Fundación Caja Murcia, con multitud de aportaciones de vehículos, así como monetarias, a distintos colectivos desfavorecidos, culturales y educativos de la provincia de Albacete, le ha hecho merecedora del PREMIO SOLIDARIO 2010 que anualmente otorga la revista LA CERCA DE CASTILLA-LA MANCHA.

Juan Miguel Rodríguez Cuesta, pintor y artista albaceteño

Licenciado en la Facultad de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, está especializado en dibujo y pintura. Su destreza con el pincel le ha convertido en ganador de importantes premios, habiendo participado hasta la fecha en 200 exposiciones individuales y en más de 100 colectivas y diversos Certámenes. Se considera amante y admirador indiscutible de Velázquez.

Las referencias al mundo rural, convertidas en escenas costumbristas, paisajes y recuerdos de su infancia en Motilleja, así como los bodegones, son otros de los temas más consolidados de su quehacer pictórico, siendo la pintura al óleo la técnica con la que se siente más cómodo junto a su paleta de colores primarios.

No cabe ninguna duda de que nos encontramos ante una persona polifacética. En este sentido cabe destacar que su faceta de pintor la ha compaginado con una intensa trayectoria política, llegando incluso a ser alcalde de Motilleja en el periodo comprendido entre 1987 y 1991.

Además, ha sido profesor de dibujo y pintura durante más de 40 años en centros de enseñanza de Bilbao, La Roda, Casas Ibáñez, Albacete capital y en el campus universitario de Ciudad Real.

Entre las aportaciones que Juan Miguel Rodríguez ha realizado a la ciudad de Albacete destaca la remodelación del fresco del Templete de la Feria realizada en 1980, durante el primer ayuntamiento democrático de la historia albaceteña, siendo alcalde Salvador Jiménez.

A lo largo de su trayectoria artística, la valía de Juan Miguel Rodríguez con sus pinceles le ha hecho merecedor de importantes premios y galardones que le animan a seguir trabajando en la misma línea, con el firme convencimiento de que “el mejor premio que he podido recibir en toda mi carrera profesional ha sido saber que la gente entiende mi pintura y disfruta con mis cuadros”, según apuntaba Juan Miguel Rodríguez.

En sus inicios artísticos, su obra estuvo marcada por una pintura social políticamente comprometida. En este sentido, señalaba que “por mucho que se quiera pintar lo agradable de la vida, no deja de existir lo desagradable”, por lo que el pintor también está obligado a dejar constancia de estos momentos para que no caigan en el olvido. “Debemos ser cronistas de la época que nos ha tocado vivir”, añadía. Una pintura que podríamos denominar “protesta”, a la que ha recurrido en varias ocasiones a lo largo de su trayectoria artística. En este sentido señalaba que durante la dictatura plasmaba sus reivindicaciones y protestas en sus lienzos, con cuadros dedicados a la inmigración o a la falta de libertad entremezclada con las manifestaciones de esta época.

Recientemente, Juan Miguel Rodríguez, en colaboración con la Universidad de Castilla-La Mancha, participó en la elaboración de un estudio de impacto ambiental, acompañado de una colección sobre la Ribera del Júcar, para evitar la construcción de 350 viviendas esta zona. Un esfuerzo que sin duda mereció la pena, ya que logró paralizar con éxito este proyecto.

En esta misma línea, se enmarca el cuadro “Agua para todos. Reserva hídrica”, realizado en 2009, para reivindicar su postura frente a un tema tan delicado como es el agua, defendiendo el consumo humano como uso prioritario.

Amigo de sus amigos y abierto siempre a cualquier aportación artística que se le requiera por una buena causa, este pintor afincado en Motilleja (Albacete) se siente perfectamente integrado en el paisaje castellano-manchego, región de la que presume y a la que defiende a ultranza. En Castilla-La Mancha, la tierra que le vio nacer, goza de gran prestigio como artista y sobre todo, lo más importante, como persona.

Especialmente es de destacar su aportación desinteresada en multitud de exposiciones en pro de los más desfavorecidos y como ayuda a colectivos e instituciones donde su magnifica obra ha supuesto un importante grano de arena económico para los mismos. La pintura social de Juan Miguel Rodríguez Cuesta forma parte indisoluble de su idiosincrasia personal.

Su altruismo manifiesto, sus grandes cualidades humanas, su calidad personal, así como su compromiso e implicación con la sociedad de Castilla-La Mancha le ha hecho merecedor del PREMIO SOLIDARIO 2010 que otorga anualmente la revista LA CERCA DE CASTILLA-LA MANCHA.