El capítulo de Albacete de Toro de Lidia ha creado un premio taurino que pondrá en valor cada año a una personalidad de la región por su apoyo, fomento y protección a la Tauromaquia que, en esta, su primera edición, decidió por unanimidad conceder al maestro , a título póstumo.

Los miembros del capítulo albacetense de la Fundación han creído que la figura de Dámaso González, fallecido en agosto de 2017, sigue siendo ejemplo de honestidad taurina, generosidad y torería, además de homenajear su dilatada trayectoria en defensa y fomento de la Tauromaquia por lo que han estimado que sea su viuda , junto con su familia, a quienes se les entregue este trofeo en un acto, todavía por definir fecha y lugar, al que asistirán representantes nacionales de la .

El trofeo consistirá en una escultura exclusiva del artista hellinero , quien ha realizado esta obra para este único fin de la Fundación.

Dámaso González, quien nació en Albacete el 11 de septiembre de 1948, tomó la alternativa en el 24 de junio de 1969 de manos de Miguelín, con Paquirri de testigo, lidiándose toros de , siendo desde esa primera temporada de matador de toros, un referente en el escalafón, ocupando puestos de privilegio durante toda su carrera, siendo considerado “torero de toreros”, por su sentido del temple, virtud que adornó su toreo durante toda su trayectoria. Igualmente fue valedor de causas en favor de los más desfavorecidos, siendo protagonista indispensable de festejos tan emblemáticos como el Festival del Cotolengo o la Corrida de Asprona, ambas en su ciudad, en las que su nombre ha quedado unido para siempre. La despedida que Albacete le brindó tras su fallecimiento el 26 de agosto de 2017, resultó sobrecogedora, ya que toda la ciudad salió a la calle para acompañar por ultima vez al gran maestro albaceteño.