Así lo ha adelantado la viceportavoz de Ganemos Albacete, , quien ha señalado que dado que se trata de un servicio social “esencial y necesario”, su existencia no puede depender de los planes de empleo, como ha venido pasando en estos años de atrás, ya que eso genera “incertidumbre” sobre su continuidad, según ha informado Ganemos en nota de prensa.

Delicado ha explicado que más allá de su carácter “lúdico, educativo y socializador”, la formación entiende que las escuelas de verano se han convertido en un servicio “imprescindible” para favorecer la conciliación de la vida laboral, personal y familiar, en este caso concreto durante el durante el periodo de vacaciones escolares, en el que muchas familias se ven obligadas a buscar alternativas para el cuidado y el ocio de los menores.

“La realidad social, y en concreto en la parte que afecta a la vida familiar y a los roles desempeñados por hombres y mujeres, ha experimentado en las dos últimas décadas un cambio exponencial que no puede ser obviado por la Administración ni por las políticas a la hora de promover medidas que den respuestas a las nuevas necesidades”, ha señalado.

En este sentido, ha indicado que fruto de ello son los avances legislativos que se han producido para recoger el derecho a conciliar la vida personal, familiar y laboral, reconociendo a la ciudadanía el derecho a distribuir el uso de su tiempo en base a sus responsabilidades, pero también a sus preferencias vitales.

“Sin embargo, para lograr un equilibrio adecuado entre los distintos ámbitos de la vida privada y profesional es necesaria una mayor implicación y corresponsabilidad de todos los agentes sociales involucrados, incluyendo las personas que conforman los hogares, el sector privado y las administraciones públicas”, ha subrayado.

RECEPCIÓN Y ATENCIÓN DE DEMANDAS

Delicado ha manifestado que Ganemos Albacete entiende que los ayuntamientos, por ser los organismos más próximos a la ciudadanía, tienen una labor “esencial” en la recepción y atención de las demandas y necesidades de las personas que habitan sus territorios.

Finalmente, ha considerado que las escuelas de verano deben contemplarse y garantizarse como un servicio social más de atención a la infancia y apoyo a las familias, que no dependa de la existencia o la convocatoria de planes de empleo. Para ello debe contar con recursos propios, y diseñarse contando con la colaboración de los servicios municipales de Acción Social (infancia), Educación, Deportes (IMD) y Empleo.