Los grupos municipales de Albacete y del han presentado esta mañana la moción conjunta que, a propuesta de , defenderán en el Pleno del próximo jueves, y en la que se solicita al Pleno el apoyo a los defensores de los Derechos Humanos apresados por el .

En concreto, se pide que el Ayuntamiento de Albacete se dirija a la Embajada de la República de Turquía en España para que inste a las autoridades de su país a que pongan en libertad de forma inmediata e incondicional a TanerKiliç, así como que se retiren todos los cargos que hay contra los once defensores y defensoras de los derechos humanos procesados.

Ambos grupos municipales han alertado sobre el alarmante retroceso que han sufrido los derechos humanos en Turquía a raíz del fallido golpe de estado de julio de 2016, y han denunciado además que ninguna de las personas procesadas ha hecho nada malo, aunque sobre ellas pesan todavía cargos relacionados con terrorismo, a pesar de que las acusaciones sean ridículas y faltas de fundamento.

En la moción se expone que entre junio y julio de 2017, 11 defensores y defensoras de los derechos humanos, incluidos el presidente de , TanerKiliç y la directora de Amnistía Internacional Turquía, IdilEsser, fueron detenidos. Turquía ha encerrado a estos activistas justo cuando más se les necesita; los medios de comunicación independientes han sido silenciados, hablar libremente tiene un alto coste y la población turca vive con miedo. Su detención hace más vulnerables a las personas por las que luchaban frente a la implacable purga del gobierno turco.

En este sentido, el concejal de Ganemos Albacete, , ha indicado que “para que se hagan una idea del nivel de represión que se está viviendo en Turquía les daré unas cifras: 103.000 funcionarios han perdido su empleo; 8.000 profesores universitarios han sido expulsados de la Universidad; y 140 periodistas han sido apresados”.

Por su parte, la concejala socialista Juani García ha recordado que “cuando TanerKilic iba a ser liberado y estaba su familia esperándolo a las puertas de la prisión, la Fiscalía decidió volver a dejarlo en prisión preventiva, provocándose una situación muy triste y cruel para ellos. Al día siguiente de esos hechos, que entendemos que son una vergüenza para la justicia de Turquía, el Grupo Parlamentario Socialista reclamó la libertad del presidente de Amnistía Internacional a través de una carta al Embajador de Turquía en España, y se solicitó al que no guardara silencio. También se pidió también la liberación de la directora de AI y del resto de cooperantes de la organización encarcelados sin pruebas”.