Ni el Grupo Provincial Ganemos-IU es cómplice de ningún despido ni ha apoyado de manera alguna tal decisión. Resulta curioso que el viceportavoz del PP en la Diputación de Albacete se permita el lujo de acusar a este Grupo de “apoyar” dos despidos entre los trabajadores que prestan los servicios de seguridad que contrata la corporación, olvidando los duros recortes que llevó a cabo su formación cuando gobernaba la corporación provincial.

El PP parece tener memoria selectiva cuando olvida que, durante la anterior etapa de gobierno, en la que su partido estuvo al frente de la institución provincial, despidieron a trabajadores del Circuito (5), mecánicos conductores del Sepei (17), ITAP (17) e intentó, aunque no lo consiguió cerrar las 56 oficinas que el Consorcio de Consumo tenía repartidas por la provincia.

Una política de despidos que ha ocasionado a la Diputación de Albacete la pérdida de miles de euros, ya que la Justicia ha considerado muchos de ellos improcedentes, obligando a la Diputación a pagar 751.089 euros en concepto de pago de salarios de tramitación e indemnización a trabajadores del ITAP y del Consorcio de Consumo.

Cabría esperar más rigor de alguien como el viceportavoz del PP a la hora de acusar a Ganemos-IU de apoyar despidos. El de vigilancia es un servicio que se saca a concurso porque tocaba, con nuevas condiciones y sobre el que el PP no expresó ningún reparo en el proceso de adjudicación.

Hay que preguntarse qué tipo de política es la que lleva a cabo el viceportavoz del PP, quien denuncia supuestos despidos en los medios de comunicación, pero no se opone en los órganos administrativos competentes y olvida que la Diputación está sometida a un plan económico financiero debido a los gastos excesivos en los que incurrió su formación cuando gobernaba la institución.