Tal y como ha informado Ganemos-IU en nota de prensa, así consta en el diagnóstico encargado a una empresa por la Corporación provincial con el fin de poner en marcha el II Plan de Igualdad para los trabajadores y trabajadoras de la institución.

Delicado ha explicado que de la lectura del informe se deduce la existencia de algunos problemas “en el ámbito de personal” sobre cuyas “causas” Ganemos-Izquierda Unida viene llamando la atención desde su llegada a la Diputación.

El informe “constata” que la presencia masculina (57,5%) es mayoritaria entre las 953 personas que trabajan en la Diputación, sin contar los organismos autónomos. Desigualdad que también se refleja en que la presencia de hombres “predomina” en las categorías más estables (68% de los funcionarios de carrera).

Por contra, las mujeres son mayoría en los puestos de personal laboral (61%) y hay mayor presencia de varones en los órganos de gobierno (75%) y personal de confianza, señala el informe.

“Desigualdad que el informe también atribuye a la escasa oferta pública de empleo y a que las plazas que salieron en las últimas que se hicieron fueron de los sectores más masculinizados”, ha explicado Delicado, que ha puesto como ejemplo la OPE de 2009, en la que no incluyeron plazas del sector sanitario.

Ganemos-Izquierda ha reclamado en numerosas ocasiones que la Diputación saque una “amplia” oferta pública de empleo para acabar con la “altísima” temporalidad entre la plantilla de Diputación, y especialmente en colectivos feminizados como los que trabajan en San Vicente de Paúl o la .

Según este informe, la mayoría de la plantilla se reparte en áreas o servicios casi enteramente masculinas, que ocupan el 40% de la plantilla (hidrogeología, talleres, Sepei o personal de confianza), o femeninas (recursos humanos, San Vicente de Paúl, servicios sociales sanitarios o la UME).

“Los nombramientos de libre designación o por atribución temporal de funciones, que Ganemos-Izquierda Unida ha denunciado, y la promoción mediante los concursillos contribuyen a la segregación”, ha dicho Delicado, antes de añadir que de todas las jefaturas de servicio “sólo dos” están ocupadas por una mujer.

Una situación a la que acompaña la brecha salarial, que de promedio es de un 10% a favor de los hombres —2398 euros de salario medio para los varones por 2178 de las mujeres—, diferencia que se puede incrementar hasta un 20% en las áreas más masculinizadas.

Los datos expuestos, ha comentado Delicado, dan la razón a las propuestas que ha llevado Ganemos-Izquierda Unida sobre la necesidad de una mayor “transparencia y equidad en la promoción y en el acceso a la función pública” en Diputación y de acabar con las “prácticas de promoción” que discriminan a las mujeres e incrementan la brecha salarial y la desigualdad.

Delicado también ha recordado que Ganemos-Izquierda Unida ha insistido en la Mesa General de Negociación que es imprescindible, cuando se ha negociado el Acuerdo Marco, “que el Plan de Igualdad sea un elemento esencial de la negociación colectiva y del marco de relaciones laborales”.

“Esperamos que el II Plan de Igualdad sirva para acometer estos problemas y que los sindicatos se tomen en serio, junto con los partidos y los servicios, pactar las medidas correctoras para estas desigualdades”, ha dicho Delicado, quien también ha comentado que se han detectado “micromachismos” que también hay que evitar y corregir.